La brutal tormenta invernal en EEUU dejó al menos 31 muertos, frío glacial, cortes de electricidad y grandes atascos en los desplazamientos

Una brutal tormenta invernal llevó el domingo el peligro a millones de estadounidenses el día de Navidad, mientras una intensa nevada y un frío glacial se apoderaban de algunas zonas del este de Estados Unidos, con al menos 31 muertos por causas meteorológicas.

Una situación de crisis se vivía en Buffalo, en el oeste de Nueva York, donde una ventisca ha dejado a la ciudad abandonada, sin que los servicios de emergencia puedan llegar a las zonas de mayor impacto.

“Es (como) ir a una zona de guerra, y los vehículos a los lados de las carreteras son impactantes”, dijo la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, natural de Buffalo, donde las acumulaciones de nieve de 2,4 metros y los cortes de electricidad han puesto en peligro la vida.

Hochul dijo a los periodistas el domingo por la noche que los residentes seguían en medio de una “situación muy peligrosa que pone en peligro la vida” y advirtió a todos los que se encontraban en la zona que permanecieran en sus casas.

Más de 200.000 personas de varios estados del este se despertaron sin electricidad la mañana de Navidad y muchas más vieron truncados sus planes de viaje, aunque la tormenta de cinco días de duración, con ventiscas y vientos feroces, mostraba signos de amainar.

Las condiciones meteorológicas extremas provocaron temperaturas bajo cero en los 48 estados contiguos de EE.UU. durante el fin de semana, dejaron varados a los viajeros con miles de vuelos cancelados y dejaron atrapados a los residentes en casas cubiertas de hielo y nieve.

Se han confirmado 31 muertes relacionadas con el clima en nueve estados, incluidas cuatro en Colorado que probablemente murieron por exposición y al menos 12 en el estado de Nueva York, donde las autoridades advirtieron que el número probablemente aumentaría.

Las autoridades describieron unas condiciones históricamente peligrosas en la región de Buffalo, propensa a la nieve, con tormentas de nieve de horas de duración y cadáveres descubiertos en vehículos y bajo bancos de nieve mientras los trabajadores de emergencias se esforzaban por buscar a quienes necesitaban ser rescatados.

El aeropuerto internacional de la ciudad permanece cerrado hasta el martes y se mantiene la prohibición de conducir en todo el condado de Erie, donde se encuentra la metrópoli junto al lago.

“Ahora tenemos lo que se hablará no sólo hoy, sino durante generaciones (como) la ventisca del 22″, dijo Hochul, añadiendo que la brutalidad había superado la anterior tormenta de nieve histórica de la región en 1977 en “intensidad, la longevidad, la ferocidad de los vientos”.

Debido a la congelación de las subestaciones eléctricas, no se esperaba que algunos residentes recuperaran el suministro hasta el martes, con una subestación congelada al parecer enterrada bajo 18 pies de nieve, dijo un alto funcionario del condado.

Las condiciones son muy malas

El Servicio Meteorológico Nacional advirtió que las condiciones de ventisca en la región de los Grandes Lagos del oeste de Nueva York causadas por la nieve de efecto lago continuaban el domingo, con “acumulaciones adicionales de nieve de 2 a 3 pies hasta esta noche.”

Una pareja en Buffalo, al otro lado de la frontera con Canadá, dijo a la AFP el sábado que con las carreteras completamente intransitables, no harían un viaje de 10 minutos para ver a su familia por Navidad.

“Es duro porque las condiciones son tan malas… muchos departamentos de bomberos ni siquiera están enviando camiones para atender las llamadas”, dijo Rebecca Bortolin, de 40 años.

La pesadilla de los desplazamientos se extendió a millones de personas.

La tormenta, una de las más feroces en décadas, obligó a cancelar más de 2.400 vuelos estadounidenses el domingo, además de unos 3.500 el sábado y casi 6.000 el viernes, según el sitio web de seguimiento Flightaware.com.

Los viajeros permanecieron varados o sufrieron retrasos en los aeropuertos durante todo el día de Navidad, incluidos los de Atlanta, Chicago, Denver, Detroit y Nueva York.

El hielo en las carreteras y las condiciones de nieve blanca también provocaron el cierre temporal de algunas de las rutas de transporte más transitadas del país, incluida la interestatal 70, que atraviesa todo el país.

Se ha advertido a los conductores que no salgan a la carretera, incluso cuando el país ha llegado a la época del año con más desplazamientos.

El clima extremo ha afectado gravemente a las redes eléctricas, y varios proveedores de electricidad han instado a millones de personas a reducir el consumo para minimizar los apagones en lugares como Carolina del Norte y Tennessee.

En un momento dado, el sábado, casi 1,7 millones de clientes se quedaron sin electricidad debido al frío cortante, según poweroutage.us.

La cifra se redujo considerablemente el domingo por la tarde, aunque más de 70.000 clientes de los estados del este seguían sin electricidad

En la Columbia Británica (Canadá), el vuelco de un autobús el sábado, al parecer provocado por el hielo, se saldó con cuatro muertos y 53 hospitalizados, dos de ellos en estado crítico a primera hora del domingo.

Mientras tanto, cientos de miles de personas se quedaron sin electricidad en Ontario y Quebec, se cancelaron muchos vuelos en las principales ciudades y se suspendió el servicio ferroviario de pasajeros entre Toronto y Ottawa.

Con información de AFP