Cerró la encuesta de Elon Musk: los usuarios votaron que deje el cargo de CEO de Twitter

Más de la mitad de los 17,5 millones de usuarios que respondieron a una encuesta en Twitter creada por el multimillonario Elon Musk sobre si debía dimitir al frente de la empresa habían votado a favor de esa opción al cierre de la encuesta el lunes.

Ni Twitter ni Musk anunciaron de inmediato si se iba a producir esa decisión, aunque Musk dijo que acataría los resultados. El empresario asistió el domingo a la final de la Copa del Mundo y es posible que se encuentre en pleno vuelo de regreso a Estados Unidos a primera hora del lunes.

Musk ha realizado una serie de sondeos no científicos sobre cuestiones sustanciales a las que se enfrenta la plataforma de medios sociales, entre ellas si debe reincorporar a los periodistas que había suspendido de Twitter, lo que fue ampliamente criticado dentro y fuera de los círculos mediáticos.

También se ha enfrentado a algunos usuarios en múltiples frentes y el domingo pidió a los usuarios de Twitter que decidieran si debía seguir al frente de la plataforma de medios sociales tras reconocer que cometió un error al lanzar nuevas restricciones de expresión que prohibían las menciones de sitios web de medios sociales rivales en Twitter.

Los resultados de la encuesta en línea no científica, que duró 12 horas, mostraron que el 57,5% de los que votaron querían que se fuera, mientras que el 42,5% restante quería que dijera.

La última encuesta se produjo tras otro cambio significativo de política desde que Musk adquirió Twitter en octubre. Twitter había anunciado que los usuarios ya no podrán enlazar con Facebook, Instagram, Mastodon y otras plataformas que la empresa describió como “prohibidas”.

Esa decisión generó un revuelo inmediato, incluidas las críticas de antiguos defensores del nuevo propietario de Twitter, que Musk prometió no hacer más cambios importantes de política sin una encuesta en línea a los usuarios.

La medida de bloquear a los competidores fue el último intento de Musk de tomar medidas enérgicas contra determinados discursos, después de que la semana pasada cerrara una cuenta de Twitter que seguía los vuelos de su jet privado.

Entre las plataformas vetadas figuran sitios web convencionales como Facebook e Instagram, y rivales advenedizos como Mastodon, Tribel, Nostr, Post y Truth Social, del ex presidente Donald Trump. Twitter no dio ninguna explicación de por qué la lista negra incluía esos siete sitios web y no otros como Parler, TikTok o LinkedIn.

Un caso de prueba fue el del prominente capitalista de riesgo Paul Graham, que en el pasado ha elogiado a Musk, pero que el domingo dijo a sus 1,5 millones de seguidores en Twitter que esta era la “gota que colmaba el vaso” y que le encontraran en Mastodon. Su cuenta de Twitter fue rápidamente suspendida, y poco después restaurada, ya que Musk prometió revertir la política aplicada apenas unas horas antes.

Las decisiones políticas de Musk han dividido a los usuarios. Ha abogado por la libertad de expresión, pero ha suspendido a periodistas y cerrado una cuenta que llevaba mucho tiempo rastreando el paradero de su avión, por considerarla un riesgo para la seguridad.

Pero ha cambiado las políticas, y luego las ha vuelto a cambiar, creando una sensación de confusión en la plataforma sobre lo que está permitido y lo que no.

Musk prohibió permanentemente la cuenta @ElonJet el miércoles, y luego cambió las reglas de Twitter para prohibir compartir la ubicación actual de otra persona sin su consentimiento. A continuación, apuntó a los periodistas que escribían sobre la cuenta de seguimiento del jet, que aún puede encontrarse en otras redes sociales, alegando que estaban transmitiendo “básicamente coordenadas de asesinato”.

Utilizó ese argumento para justificar las medidas adoptadas por Twitter la semana pasada para suspender las cuentas de numerosos periodistas que cubren la plataforma de medios sociales y Musk, entre ellos reporteros que trabajan para The New York Times, Washington Post, CNN, Voice of America y otras publicaciones. Muchas de esas cuentas se restablecieron tras una encuesta en línea de Musk.

El fin de semana, Taylor Lorenz, del Washington Post, se convirtió en la última periodista suspendida temporalmente. Lorenz explicó que fue suspendida tras publicar un mensaje en Twitter en el que etiquetaba a Musk y solicitaba una entrevista.

Sally Buzbee, editora ejecutiva de The Washington Post, lo calificó de “suspensión arbitraria de otra periodista del Post” que socava aún más la promesa de Musk de gestionar Twitter como una plataforma dedicada a la libertad de expresión.

“Una vez más, la suspensión se produjo sin previo aviso, proceso o explicación – esta vez cuando nuestro reportero simplemente buscaba un comentario de Musk para una historia”, dijo Buzbee. Al mediodía del domingo, la cuenta de Lorenz fue restaurada, al igual que el tweet que ella pensaba que había provocado su suspensión.

Musk fue interrogado ante el tribunal el 16 de noviembre sobre cómo reparte su tiempo entre Tesla y sus otras empresas, incluidas SpaceX y Twitter. Musk tuvo que testificar en el Tribunal de Equidad de Delaware sobre el desafío de un accionista al plan de compensación potencialmente de 55.000 millones de dólares de Musk como consejero delegado de la compañía de coches eléctricos.

Musk dijo que nunca tuvo la intención de ser consejero delegado de Tesla, y que tampoco quería ser consejero delegado de ninguna otra empresa, prefiriendo verse a sí mismo como ingeniero en su lugar. Musk también dijo que esperaba que la reestructuración organizativa de Twitter se completara en la próxima semana. Ha pasado más de un mes desde que dijo eso.

En bromas públicas con seguidores de Twitter el domingo, Musk expresó pesimismo sobre las perspectivas de un nuevo CEO, diciendo que a esa persona “le debe gustar mucho el dolor” para dirigir una empresa que “ha estado en el carril rápido a la quiebra.”

“Nadie quiere el puesto que realmente pueda mantener Twitter con vida. No hay sucesor”, tuiteó Musk.

(Con información de AP/Por Matt O’Brien)