AMLO insistió en que podría existir un autoatentado detrás del ataque a Ciro Gómez Leyva

Por tercera ocasión consecutiva, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se expresó respecto al atentado que el periodista Ciro Gómez Leyvasufrió el pasado 15 de diciembre – y que revivió el debate de la hostil retórica que suele emplear contra la prensa crítica de su gobierno.

Bajo ese tenor, el tabasqueño destacó en la línea de investigación que apuntaría a un posible autoatentado como móvil de la agresión: “No porque él se lo haya fabricado, sino porque alguien lo hizo para afectarnos a nosotros. No lo descarto”, declaró.

De ese modo, prometió que si las pruebas e investigaciones comprueban esta hipótesis, el Gobierno Federal interpondrá una denuncia contra los involucrados, aún, dijo entre risas, si los opositores acudiesen a entes u organismos internacionales.

“Pueden ir a la ONU, acusarme con el Rey de España, ir a Washington a pedirle a (Joe) Biden que intervenga”, dijo entre risas.

“Lo vamos a denunciar si tenemos las pruebas. Lo vamos a denunciar, sea quien sea. No hay privilegios (…) Lo estamos investigando y vamos a ir al fondo”.

La agresión a Gómez Leyva volvió a evidenciar la ola de violencia que día a día amenaza el ejercicio del periodismo en México; tanto así que, tan sólo un día antes del atentado, la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) advirtió que la República mexicana volvió a ser la más peligrosa para las y los comunicadores.

En total, 13 periodistas han sido asesinados en 2022, convirtiéndolo en el año más letal contra el gremio del sexenio de López Obrador; Ciro Gómez estuvo a punto de unirse a dicho listado.

Y aunque el presidente de México se comprometió (de nueva cuenta) que su administración no permitirá agresiones a periodistas, hizo énfasis en que aquellos “de más alto nivel” no enfrentan el mismo riesgo ante quienes ejercen en municipios peligrosos, con fuente policiaca o menor popularidad.

Con ello, el Jefe del Ejecutivo afirmó que dichos profesionales – “famosos” y contrarios a la autodenominada Cuarta Transformación (4T), especialmente – serían mas bien objetivos de actos para desestabilizar a su administración.

“Estos periodistas de más alto nivel tienen menos riesgos. Son más blanco para desestabilizar porque son famosos y más si tienen diferencias con nosotros”.

Aún con su posicionamiento, el presidente insistió que su Gobierno no mandó a intimidar al también locutor de Radio Fórmula, el cual se ha caracterizado por ser un acérrimo crítico del sexenio: “Que esas diferencias nos lleven a hacernos daño, no. De mi parte no”, atajó.

En su reporte anual, RSF advirtió que la cifra de comunicadores asesinados en tierra azteca durante el 2022 superó a Ucrania – nación que actualmente sostiene una guerra armada contra Rusia – tras registrar oficialmente 11 asesinatos, tres más que el país europeo.

Con ello, el actual año figura para cerrar como el más violento para las y los periodistas del gobierno obradorista, siendo enero el mes más letal, al sumar cuatro homicidios: dos de ellos perpetrados en Tijuana, Baja California, Margarito Martínez y Lourdes Maldonado; el de Roberto Toledo, en Zitácuaro, Michoacán, José Luis Gamboa, en Veracruz.

Es pertinente recordar que, con los registros de este año, esta última entidad aún se presume como el estado más peligroso para los periodistas con siete casos acumulados – ocho si se contabiliza el asesinato del locutor Pedro Pablo Kumul.