En tu cara, Infantino: política belga porta brazalete arcoíris One Love en Qatar 2022

Hadja Lahbib, ministra de Relaciones Exteriores de Bélgica, usó el brazalete de One Love cuando se reunió con el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, en el partido del Mundial en el que su país enfrentó a Canadá.

La funcionaria fue fotografiada con el brazalete arcoíris, considerado un símbolo de inclusión y diversidad que la FIFA ha impedido vestir a los capitanes de siete equipos europeos, incluida Bélgica, durante el torneo.

Los seleccionados querían usarlo como una forma de protestar contra el historial de derechos humanos de la nación anfitriona, Qatar.

Lahbib publicó una foto de sí misma en Twitter con la banda en el brazo izquierdo y escribió: “¡Mi corazón está con nuestros Diablos Rojos!”.

La FIFA advirtió a las siete federaciones europeas que los jugadores serían amonestados si usaban el brazalete.

Alemania protesta contra censura

Los jugadores de ‘Die Mannschaft’ se cubrieron la boca para la foto de equipo antes de su partido inaugural en el torneo, una derrota por 2-1 ante Japón, para protestar contra la represión de la FIFA contra el brazalete.

“Fue una señal del equipo, de nosotros”, dijo el técnico de Alemania, Hansi Flick, “de que la FIFA nos está silenciando”.

La ministra del Interior alemana, Nancy Faeser, quien también es responsable de los deportes, también lució un brazalete de ‘One Love’ en las gradas del partido de su país, sentada junto a Infantino. Faeser publicó una foto de ella usándolo con el hashtag #OneLove.

Esto es lo que ha pasado en Qatar con relación a los derechos humanos y otros temas incómodos del país:

  • La FIFA abrió el martes el primer caso disciplinario de la Copa Mundial tras los supuestos canticos discriminatorios que corearon los aficionados de Ecuador en el primer encuentro del torneo.
  • La federación de futbol de Gales informó que ha solicitado a la FIFA una aclaración sobre los reportes de que se impidió a algunos seguidores de esa selección portar gorros con los colores del arcoíris en un estadio. Las imágenes del arcoíris, un símbolo de los derechos de la comunidad LGBTQ, es polémica en un país donde se penalizan las relaciones entre personas del mismo sexo.