RIP, Twitter: Empleados ‘escapan’ de amenazas de Elon Musk; hay riesgo en la red social

Elon Musk les envió a los empleados de Twitter un ultimátum para que se comprometieran con el nuevo entorno de trabajo “duro” de la empresa o se fueran. Muchos más trabajadores se negaron a registrarse de lo que esperaba, lo que podría poner en riesgo las operaciones de Twitter, según personas familiarizadas con el asunto.

Tantos empleados decidieron aceptar la indemnización que creó una nube de confusión sobre qué personas deberían tener acceso a la propiedad de la empresa. Twitter cerró sus oficinas hasta el lunes, según un memorando visto por Bloomberg. “Continúe cumpliendo con la política de la empresa al abstenerse de discutir información confidencial en las redes sociales, con la prensa o en cualquier otro lugar”, agrega el memorando.

El magnate intentó, en las últimas horas antes de su fecha límite, convencer a la gente para que se quedara. El personal clave fue llevado a las reuniones a medida que se acercaba la fecha límite del jueves por la noche para escuchar propuestas sobre el futuro de la red social, según personas familiarizadas con el asunto. Musk, quien anteriormente había dicho que estaba estrictamente en contra del trabajo remoto, también envió un correo electrónico de seguimiento el jueves suavizando su tono.

“Todo lo que se requiere para la aprobación es que su gerente asuma la responsabilidad de asegurarse de que está haciendo una excelente contribución”, escribió, y agregó que los empleados deben tener reuniones en persona con sus colegas al menos una vez al mes.

No fue suficiente. Los canales de comunicación internos de Twitter se llenaron de empleados que ofrecían un emoji de saludo, que se ha convertido en un símbolo de salida de la empresa. El antiguo personal también tuiteó el saludo públicamente, junto con sus mensajes internos de Slack.

Algunos empleados que se marchaban especularon que tantos se iban, junto con su conocimiento de cómo funciona el producto, que la red social podría tener problemas para solucionar problemas o actualizar los sistemas durante sus operaciones normales, según personas familiarizadas con el tema.

El futuro de Twitter también se complica por una posible revisión de seguridad nacional del acuerdo de Musk por parte del gobierno de EE. UU., dijeron personas familiarizadas anteriormente.

Musk había pedido el miércoles a los empleados que declararan formalmente si estaban dispuestos a seguir trabajando en la empresa, un compromiso que incluiría “trabajar muchas horas a alta intensidad”. Los empleados tenían hasta las 5 pm hora del este del jueves para completar un formulario de Google.

El formulario incluía solo una posible respuesta: “Sí”. A cualquiera que no aceptara el formulario antes de la fecha límite se le decía que estaría fuera de la empresa con una indemnización de tres meses.

El ultimátum de Musk llegó menos de dos semanas después de que despidió al 50 por ciento de la fuerza laboral de Twitter, o aproximadamente a 3 mil 700 empleados. Muchos trabajadores de Twitter consultaron a abogados esta semana para determinar qué hacer. El formulario casi no incluía detalles sobre los paquetes de indemnización, y no quedó claro de inmediato si los empleados recibirían protecciones legales que les permitirían seguir adjudicando acciones o mantener la cobertura de seguro.

Musk trajo de vuelta a los líderes que se habían ido, ya sea como parte de sus propios despidos o por renuncia, para convencer a otros de que se quedaran, dijo una de las personas. Una líder que regresa es Ella Irwin, quien administrará a los empleados en Confianza y Seguridad, según una persona familiarizada con el asunto, que se negó a ser identificada para discutir cambios no públicos.

El empresario envió un correo electrónico de seguimiento sobre el trabajo remoto, según una captura de pantalla vista por Bloomberg. “Cualquier gerente que afirme falsamente que alguien a su cargo está haciendo un excelente trabajo o que un rol determinado es esencial, ya sea remoto o no, será expulsado de la empresa”.