PRI acusó a Samuel García de “chantaje” para imponer fiscal en Nuevo León

El diputado federal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Andrés Cantú Ramírez, acusó al gobernador de Nuevo León, Samuel García Sepúlveda, de presuntamente chantajear a presidentes municipales de no entregarles y reteniendo las participaciones federal con el fin de que cuente con un “fiscal carnal”, tras la renuncia de Gustavo Adolfo Guerrero.

Durante su intervención en el pleno de San Lázaro y acompañado por una lona enorme con la petición al mandatario local de dejar los “chantajes” a un lado, el legislador señaló al militante de Movimiento Ciudadano (MC) de intentar dejar a los municipios sin alumbrado público, así como retener el pago de los policías municipales.

En medio de su disertación, el legislador reiteró la invitación a García Sepúlveda para que no realice “jineteo de recursos”, pues sentenció que se trata de una extorsión hacia las autoridades de todos los municipios, especialmente de Apodaca, Guadalupe y San Nicolás, además de estar perjudicando a la ciudadanía, por lo que cuestionó “qué tienen que ver ellos sobre la decisión del fiscal de Nuevo León que se está llevando en el Congreso”.

“El gobernador de Nuevo León busca presionar recurriendo a las peores prácticas propias de una política vieja, atroz y autoritaria, de la que tanto se quejaba”, externó el priista, el cual estuvo respaldado por parte de la bancada del tricolor.

Horas más tarde, Movimiento Ciudadano dio a conocer su posicionamiento al respecto e indicó que el PRI atacó al gobernador con el fin de que Adrián de la Garza sea el nuevo fiscal y así tener control en el territorio que es gobernador por el partido naranja.

Asimismo, respaldaron al gobernador y rechazaron las amenazas y acusaciones que lanzó el Revolucionario Institucional; aunado a lo anterior, los señalo de seguir extorsionando en el estado, pero reiteraron que no lo van a permitir.

Y es que la elección de fiscal local ha generado conflictos entre el PRI y Movimiento Ciudadano, ya que ambos se han acusado de querer imponer sus perfiles en la Fiscalía General del Estado (FGE) de Nuevo León, aunado a los conflictos que han protagonizado en redes sociales al señalarse mutuamente de tener pactos con el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

En tanto, en Nuevo León, actualmente se tienen cuatro candidatos a la titularidad de la Fiscalía estatal. Entre ellos se encuentra Adrián de la Garza Santos, excandidato a la gubernatura por parte del PRI; Genaro García de la Garza, exsecretario del Ayuntamiento de Monterrey; Guadalupe Saldaña Vargas, exdirectora de la Agencia Estatal de Investigaciones (AIE); y Pedro José Arce Jardón, encargado del despacho de la Fiscalía.

De acuerdo los señalamientos priistas, el gobernador busca que el priista Adrián de la Garza no llegue al puesto, luego de que asegurara que en caso de ser el elegido, vetaría la decisión; además de que la bancada del partido naranja acusó en el Congreso del estado de ilegal la nominación, pues acusó al PRI y al Partido Acción Nacional (PAN) de tener secuestrada la Fiscalía.

Por su parte, el coordinador del PRI en la Cámara de Diputados, Rubén Moreira Valdez, expresó el pasado 10 de noviembre que, aunque Samuel García se había quejado del centralismo de la República Mexicana, él ha replicado el modelo en la entidad que gobierna desde 2021.

“Siempre se había quejado del centralismo, es un autócrata, es un aprendiz de dictadorzuelo, eso es lo que es, y está reteniéndole los recursos a los municipios para tratar de doblar a los partidos para que no selecciones al fiscal (que no le gusta), porque él quiere un fiscal a modo”

Asimismo, Moreira Valdez criticó la postura de MC en la Cámara de Diputados y acusó una supuesta incongruencia entre los legisladores con los gobernadores de este mismo partido: “MC no cuenta ni para una cosa ni para otra, no lo invitan ni ellos (oficialistas) ni nosotros(opositores)”.