Clínica Camino Real emite recetas sin cédula y compran medicinas en mercado negro

Hace un año participó indirectamente en la muerte de la acualipo en la clínica de Mitras y que perdiera la vida en la cirugía por la falsa doctora Nancy Deyanira, la cual enfrentó los delitos de feminicidio y usurpación de funciones profesionales, según las investigaciones de la Fiscalía del Estado.

Han sido demasiadas las quejas en redes sociales que llevaron a este medio de comunicación a investigar con afectados, diversos testimonios del trato que ofrecen dentro de las clínicas propiedad de su verdadero dueño Pedro Castro Ramírez, el cual tiene antecedentes de comprar medicinas licitadas propiedad del IMSS.

“A mí en una ocasión y a mi esposa nos mandaron a comprar con las recetas que ellos emiten, medicamentos que pues son antibióticos y al llegar a las farmacias Guadalajara o una que está en avenida los Astros y nos rebotan porque dicen no traen cedula profesional. Esto porque según ellos en sus farmacias interiores no les llegan esos medicamentos que solo te venden con cedula profesional”, dijo una fuente de la colonia Fomerrey 35.

En otro testimonial el cibernauta de apellido Sánchez comentó, “En las clínicas de la Alianza Real y Fomerrey 113 hemos consultado y ahí mismo nos han vendido medicamentos que solo te venden con cedulas profesionales. En una ocasión llego un auto Jetta y bajaron varias cajas con medicamentos y una persona de unos 50 años dijo “habla con Castro para que te pague esto y el otro cargamento”, narro otra fuente a este medio.

Según las fuentes dentro de la fiscalía general existen varias averiguaciones previas sobre algunas clínicas patito que carecen de fundamentos para operar y que en la administración de Manuel de la O Cavazos fueron dejadas operar a través de moches sin regulación y varias clínicas identificadas de Pedro Castro Ramírez así operaban.

Al buscar notas periodísticas sobre la Unidad Médica Camino Real, encontramos más de 8 links de notas donde está esta declaración: “Yo fui a hacerme pasar por enfermo y me dieron una receta por infección de anginas y de oído y la receta que me dieron la llevé a la farmacia Monterrey en solidaridad y ahí no me vendieron los antibióticos y otras medicinas porque en la Unidad Médica Camino Real no tenían cédula profesional”, así lo afirma la fuente de un medio de comunicación.

En diversas investigaciones se ha logrado concretar que el proceder de dicha clínica ha tenido muchos problemas por negligencia, originalidad, malos tratos y operada por familiares del dueño que se hacen pasar como doctores sin serlo. Además, se encontraron archivos en diferentes medios de comunicación y prensa que señalan a Pedro Castro con un escándalo de medicinas, que compro y estaban licitadas y medicinas que eran inicialmente para diversas clínicas de la localidad y estaban almacenadas en un lugar propiedad de Pedro Castro Ramírez, el cual tiene entre uno de sus domicilios, una casa en una de las privadas de Urbivilla en Solidaridad.