A ONCE AÑOS DEL ATENTADO CONTRA EL “CASINO ROYALE”

Con el fin de saldar la deuda histórica que la ciudad de Monterrey tiene con las víctimas del atentado al Casino Royale, y con sus deudos, el Gobierno Municipal informa que:

-A través de la Secretaría del Ayuntamiento y desde el inicio de la administración, realiza las gestiones para dar cumplimiento a la Recomendación 66/2012, emitida por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, así como las resoluciones de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas.

-Reconocemos que a 11 años del que hasta el momento ha sido uno de los hechos de violencia más lamentables en esta capital y que marcó la vida de todos quienes radicamos aquí, la crueldad del acto y la respuesta del Estado, siguen siendo causa de rabia e impotencia.

-El atentado contra el “Casino Royale” acaecido el 25 de agosto de 2011, resultó en la muerte de 52 personas.

-La vinculación con las víctimas ha sido primordial y agradecemos siempre la apertura de éstas para entablar un diálogo con el Municipio

-El Ayuntamiento está trabajando de la mano con autoridades de los distintos niveles de Gobierno y de los familiares de las víctimas, a fin de cumplir con las medidas de satisfacción y no repetición que reconozcan la dignidad de aquellos que de forma inocente resultaron agraviados.

-En los próximos días se anunciará la fecha para el acto de Disculpa Pública dirigido a las víctimas y deudos, donde se generará un compromiso por parte del Municipio, con los esfuerzos tendientes a la no repetición de hechos de esta naturaleza.

-En conjunto con el Gobierno del Estado y en estrecha coordinación con las familias de las víctimas, se gestiona la construcción de un memorial realmente digno para así contemplar la memoria, verdad, justicia y garantía de no repetición.

-Miembros de la administración municipal y representantes de la CEAV acompañarán a las familias de las víctimas este 25 de Agosto en un evento solemne que se llevará a cabo a las cuatro de la tarde y tendrá lugar donde ocurrieron los hechos.-La historia más dolorosa de Monterrey no puede ni debe negarse, debe asumirse y rectificarse desde la autoridad y de la mano de las personas más agraviadas