Internacional Salud

Joe Biden volvió a dar positivo de COVID-19 y está nuevamente aislado: “Tiene un efecto rebote”

El presidente Joe Biden volvió a dar positivo por COVID-19 el sábado, tres días después de que se le autorizara a salir del aislamiento por coronavirus, según informó la Casa Blanca, en un raro caso de “rebote” tras el tratamiento con un medicamento antiviral.

El médico de la Casa Blanca, el Dr. Kevin O’Connor, dijo en un comunicado que Biden “no ha experimentado ninguna reaparición de los síntomas, y sigue sintiéndose bastante bien”.

De acuerdo con las directrices de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, Biden volverá a estar aislado durante al menos cinco días. La agencia dice que la mayoría de los casos de rebote siguen siendo leves y que no se han registrado casos graves de la enfermedad durante ese periodo.

“Esto representa de hecho un efecto rebote de positividad”, escribió O’Connor, refiriéndose a una situación en la que los pacientes tratados con el medicamento Paxlovid -como lo fue Biden- eliminan el virus pero dan positivo después de completar su curso.

“Amigos, hoy he vuelto a dar positivo de COVID. Esto ocurre con una pequeña minoría de personas. No tengo síntomas pero voy a aislarme por la seguridad de todos los que me rodean. Sigo en el trabajo y pronto volveré a la ruta”, escribió el pripio Biden en su cuenta de Twitter.

La noticia del resultado positivo de Biden se produjo apenas dos horas después de que la Casa Blanca anunciara una visita presidencial a Michigan el próximo martes para destacar la aprobación de un proyecto de ley para promover la fabricación nacional de alta tecnología. Biden también tenía previsto visitar el domingo por la mañana su casa de Wilmington (Delaware), donde la primera dama, Jill Biden, se ha alojado mientras el presidente daba positivo. Ambos viajes han sido cancelados ya que Biden ha vuelto a estar aislado.

Biden, de 79 años, fue tratado con el medicamento antiviral Paxlovid, y dio negativo en las pruebas del virus el martes y el miércoles. A continuación, se le autorizó a abandonar el aislamiento llevando una mascarilla en el interior. Sus pruebas positivas le sitúan entre la minoría de las personas a las que se les recetó el fármaco que experimentaron un caso de rebote del virus.

Mientras Biden daba negativo en las pruebas, volvió a celebrar actos y reuniones en persona en interiores con el personal de la Casa Blanca y llevaba una mascarilla, de acuerdo con las directrices de los CDC. Sin embargo, el presidente se quitó la mascarilla en interiores cuando pronunció sus discursos el jueves y durante una reunión con directores ejecutivos en el complejo de la Casa Blanca. Al preguntársele por qué Biden parecía incumplir los protocolos de los CDC, la secretaria de prensa Karine Jean-Pierre dijo: “Estaban socialmente distanciados. Estaban lo suficientemente alejados. Así que hicimos que fuera seguro que estuvieran juntos, que estuvieran en ese escenario”.

Los reguladores todavía están estudiando la prevalencia y virulencia de los casos de rebote, pero los CDC advirtieron en mayo a los médicos que se ha informado de que se producen entre dos y ocho días después de haber dado negativo en las pruebas iniciales del virus. “La limitada información actualmente disponible de los informes de casos sugiere que las personas tratadas con Paxlovid que experimentan el rebote de COVID-19 han tenido una enfermedad leve; no hay informes de enfermedad grave”, dijo la agencia en ese momento.

Cuando Biden salió inicialmente del aislamiento el miércoles, O’Connor dijo que el presidente “aumentaría su cadencia de pruebas” para detectar cualquier posible rebote del virus.

El coordinador de COVID-19 de la Casa Blanca, el Dr. Ashish Jha, dijo a los periodistas el lunes que “los datos clínicos sugieren que entre el 5 y el 8 por ciento de las personas tienen rebote” después del tratamiento con Paxlovid.

Se ha demostrado que el Paxlovid reduce significativamente la enfermedad grave y la muerte entre las personas más vulnerables al COVID-19. Las autoridades sanitarias estadounidenses han animado a quienes den positivo a que consulten a sus médicos o farmacéuticos para ver si se les debe prescribir el tratamiento, a pesar del riesgo de rebote.

Biden está totalmente vacunado, después de recibir dos dosis de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer poco antes de asumir el cargo, una primera inyección de refuerzo en septiembre y una dosis adicional el 30 de marzo.

Mientras que los pacientes que se han recuperado de variantes anteriores de COVID-19 han tendido a tener altos niveles de inmunidad ante futuras reinfecciones durante 90 días, Jha dijo que la subvariante BA.5 que infectó a Biden ha demostrado ser más “inmune-evasiva”. “Hemos visto que muchas personas se reinfectan en 90 días”, dijo, y añadió que las autoridades aún no tienen datos sobre el tiempo que los que se han recuperado de la cepa BA.5 tienen protección contra la reinfección.