Texas ‘echa la mano’ a Nuevo León: mandará pipas de agua para apoyar en la crisis, dice Samuel García

MONTERREY, NL.- El gobernador de Nuevo León, Samuel García afirmó este viernes que la ciudad de Bronsville, Texas, apoyará al estado a enfrentar la crisis por el agua, con el envío de 40 pipas con agua desalinizada.

García Sepulveda, explicó que Nuevo León tiene en la mira apostar por una estrategia que involucre recurrir a plantas desalinizadoras para abastecer de agua a la zona metropolitana.

Incluso el pasado domingo indicó que para enfrentar la falta del agua se planea traela desde la Laguna Madre, ubicada en Matamoros, Tamaulipas.

El mandatario indicó, a través de un video difundido en sus redes sociales, que el apoyo que brindará Browsville se logró gracias a una serie de visitas que realiza el Secretario de Medio Ambiente, Alfonso Martínez, quien el jueves estuvo en una planta desalinizadora en San Diego, y hoy visitó el estado de Texas.

El jefe del ejecutivo estatal, agradeció el decreto del presidente Andrés Manuel López Obrador, el cual ayudará a Nuevo León a salir pronto de la crisis hídrica.

“Cuchillo II va para adelante, 5 mil litros por segundo; Presa Libertad a meter turbo, mil 500 litros; convenio Chapotal; y además de las 358 pipas que tiene Nuevo León, van a llegar otras 100 del Ejército”, dijo García.

AMLO firma decreto para abastecer de agua a NL

El presidente Andrés Manuel López Obrador firmó este viernes un decreto para formalizar y reforzar las acciones de su gobierno que buscan enfrentar la crisis hídrica en Nuevo León y garantizar el abastecimiento de agua hasta por 10 años más.

“Las soluciones que nosotros estamos proponiendo y se van a llevar a cabo con apoyo del gobierno del estado y municipales nos van a permitir seguir trabajando hacia delante, vamos a poder garantizar agua ocho o 10 años hacia adelante”, adelantó el mandatario.

Esta situación calificada como “crítica” se planea resolver a mediano plazo con la construcción del acueducto El Cuchillo II cuya construcción finalizará en año y medio aproximadamente y permitirá disponer de cinco mil litros de agua por segundo.

Ante la emergencia de sequía que enfrenta no solo Nuevo León sino tres cuartas partes del país, López Obrador señaló que el agua es un bien que ya no debe ser comercializado ni acaparado por la industria.