Nacional

Texanos viajan a México para comprar gasolina barata; gasolineras de Juárez quintuplican ventas

Iván Escogido de pronto ve relucientes BMWChevrolet Suburbans de ocho cilindros y Lincolns de lujo que se detienen a cargar gasolina, pagan en dólares y algunos ofrecen tarjetas American Express. Para Escogido, que trabaja en una gasolinera en Ciudad Juárez, en la frontera con Texas, esto representa un cambio de todo lo que conoce.

“Por toda su vida, la gente, incluso empresarios de aquí y todo, iban y cargaban en El Paso”, dijo Escogido, de 37 años, refiriéndose a la ciudad texana situada al otro lado de la frontera. “Se volteó la tortilla y se está viniendo la gente para acá”.

Con el galón mexicano a un dólar menos, las ventas de gasolina en Ciudad Juárez fueron un 52.6 por ciento mayores en mayo que hace un año. La mayor parte se importa de Estados Unidos, que es el mayor vendedor de productos petrolíferos refinados a México.

México, ¿en situación favorable?

Mientras el mundo y la creciente izquierda latinoamericana han abrazado un futuro verde, el presidente de MéxicoAndrés Manuel López Obrador, para algunos parece un dinosaurio: está construyendo una enorme refinería que costará mucho más de lo presupuestado en su Tabasco natal e invirtiendo fuertemente en la estatal Petróleos Mexicanos, la petrolera más endeudada del mundo.

Y, sin embargo, ahí estaba él, el líder populista conocido como AMLO, provocando al presidente Joe Biden en la Casa Blanca el otro día, diciéndole que daría una bienvenida a los conductores estadounidenses para que vengan a cargar gasolina.

Ofreció duplicar el suministro a las gasolineras de la frontera para ayudar a Biden mientras los legisladores discuten el pedido del presidente estadounidense de suspender los impuestos a los combustibles. Dijo que los gasoductos mexicanos podrían suministrar energéticos a California, Arizona y Nuevo México.

Mientras las naciones de todo el mundo luchan por la energía frente a una crisis de suministro provocada por la pandemia, el clima extremo y la guerra rusa contra Ucrania, México —al menos, en este momento— está en una situación favorable.

Y aunque López Obrador es un izquierdista, está siendo brevemente aclamado por algunos de la derecha estadounidense que quieren que se aumente la perforación y les encanta ver a Biden avergonzarse.

El costo de los subsidios a la gasolina

Ha sido una bendición para AMLO en sus conferencias de prensa diarias. El aumento de los subsidios que implementó su Gobierno, tanto para los consumidores como para las empresas, tendrá un costo estimado de 24 mil millones de dólares este año, pero los funcionarios dicen que han podido cubrir el precio con los ingresos por venta de petróleo.

El precio de la gasolina superó los 5 dólares en Estados Unidos en junio y, aunque ha bajado desde entonces, la gente que conduce a través de la frontera dice que no recuerda una época en la que la gasolina mexicana fuera tan barata. Lo que cuesta 3.11 dólares el galón en la estación de Escogido en Juárez, vale 4.03 dólares en El Paso y 5,78 dólares en Fresno.

Y la gente viene a pesar de que algunas estaciones tienen fama de estafar a los clientes.

“El problema en México es que ni una gasolinera en toda la República Mexicana te da un litro por un litro”, dice Manuel Alfredo Aguirre, de 53 años, montando una Harley-Davidson. “Aun con todo, el precio no se compara ahorita”.

Una mujer de Texas que llenaba su tanque dijo que su familia le había dicho que tenía que comprar gasolina en Juárez, atribuyendo la diferencia de precios a los errores de Biden. Un trabajador de la construcción de Nuevo México con una etiqueta de discapacidad se desvió hacia la estación después de dejar a su hija. Un hombre que se protegía el ojo del sol porque había venido a México a operarse de la vista entregó unos billetes al empleado. Pese a que estas personas no vinieron solo por la gasolina, sino que tenían una razón para estar aquí, se propusieron encontrar una gasolinera.

Los estados fronterizos del norte nunca fueron la mayor base de votantes de López Obrador, pero los menores precios de la gasolina podrían ayudarlo ahora. La pregunta para el Gobierno es si el impulso para Pemex —y para su propia reputación— valdrá la pena a largo plazo.

“Todas las circunstancias alrededor van a cambiar: los Gobiernos cambian, las guerras cambian, las enfermedades cambian, pero todo eso no está en mi control”, dijo Faustino Alonso Maldonado, que supervisa 79 gasolineras en Juárez para Grupo Gazpro, una filial de Pemex. “En las crisis, hay gente a la que le va muy bien y gente a la que le va muy mal. Es una época de oportunidad”.