Local Politica

Fomenta Monterrey lenguaje inclusivo; firman carta compromiso

     Con la finalidad de garantizar el respeto a los derechos humanos de la sociedad regiomontana en toda su diversidad el Gobierno de Monterrey, encabezado por el Presidente Municipal, Luis Donaldo Colosio Riojas y los integrantes de la Administración, firmaron una carta compromiso para el uso interno del lenguaje incluyente, no sexista y accesible.

   “Desde la Presidencia Municipal queremos respetar, pero sobre todo garantizar que los derechos humanos para todas las personas se respeten, ir más allá de nuestras obligaciones constitucionales y convencionales porque todo lo que sea en nombre de la igualdad, de la inclusión y de la no discriminación es también parte del haber, del trabajo diario de la Administración”

     “Por eso la Administración Pública Municipal y Paramunicipal asume este compromiso de eliminar todo tipo de prácticas que normalicen o reproduzcan discriminación, desvalorización de grupos históricamente vulnerados” dijo el Edil.

     De esta forma se cumplen los lineamientos que creó la Dirección de Igualdad Sustantiva de la Secretaría de Desarrollo Humano municipal, para visibilizar a los grupos minoritarios y vulnerados y como parte de la construcción de una sociedad más justa, democrática e igualitaria.

      En el compromiso se incluyen a todas las Secretarías, Dependencias y Entidades de la Administración Pública Municipal y Paramunicipal de Monterrey.

    “Tenemos muy claro que el lenguaje no lo es todo, pero sí es un reflejo de los pensamientos y cultura de nuestra sociedad, por lo tanto, a través de ser conscientes de cómo lo utilizamos, diversivamente forzarlo o transformarlo reflejamos la voluntad política de promover y garantizar el respeto a los derechos humanos de todas las personas” mencionó Ana Luna, Secretaría de Desarrollo Humano e Igualdad Sustantiva.

      Estas medidas también abarcan la no discriminación en el uso del lenguaje por origen étnico o nacional, género, edad, discapacidad, condición social y de salud, religión, opiniones, preferencias sexuales, estado civil, o cualquier otra que atente contra la dignidad humana. 

     “Aquí es el principio del cambio, nosotros somos quienes debemos de abrir el camino precisamente a estos lineamientos y a estas nuevas formas de expresarnos”

      “Vamos a continuar, a seguir impulsando el lenguaje incluyente dentro de la Administración Pública Municipal y Paramunicipal hasta que la dignidad se vuelva costumbre” enfatizó Colosio.