El James Webb es tan potente que no solo puede captar el universo distante, también otros objetos más cercanos como Júpiter y sus lunas

Tras la revelación de las primeras imágenes del telescopio James Webb con capturas a detalle del universo profundo y distante, el lunes 11 y martes 12 de julio, la NASA ha liberado más fotograrías que el aparato de 10 mil millones de dólares realizó.

Este material muestra detalles sobre los anillos y lunas de Júpiter, demostrando las capacidades del Webb para no solo tomar objetos lejanos, sino también hacerlo con objetivos que se encuentran mucho más cerca.

De acuerdo con Bryan Holler, un científico del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial en Baltimore, que ayudó a planificar las capturas, «demuestran la comprensión completa de lo que Webb puede observar, desde las galaxias observables más débiles y distantes hasta los planetas en nuestro propio patio trasero cósmico que se pueden ver a simple vista desde su patio trasero real«.

Estas capturas fueron realizadas durante el periodo de puesta en servicio del Webb, mientras los miembros del equipo de misión se encontraban calibrando y examinando los cuatro instrumentos científicos a bordo y verificando el correcto funcionamiento de otros sistemas, periodo que concluyó el pasado 11 de julio, día en que se liberó la primera de las cinco imágenes oficiales.

Impresionando en capturas «de prueba»

El telescopio está diseñado para mirar el pasado del universo, estudiando las primeras estrellas y galaxias que se formaron, pero también es una herramienta de múltiples usos que se puede aprovechar para investigar variedad de objetos y fenómenos cósmicos, algunos incluso dentro del Sistema Solar, tal y como las imágenes de Júpiter lo demuestran.

Por ejemplo, en la animación anterior, tomada a partir de tres imágenes, se ve Júpiter y su luna Europa, para la que se usó el filtro de 2.12 micras del instrumento NIRCam.

En las siguientes dos imágenes se pude ver un par más de las lunas de Júpiter, Thebe y Methis, además de que el telescopio puso captar incluso algunos de los anillos del planeta, que destacan en el filtro de longitud de onda larga de NIRCam.

Estas imágenes, detalla John Stansberry, científico del observatorio y líder de puesta en marcha de NIRCam en el Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial, se diseñaron para proporcionar buenas capturas de todo el disco del planeta, pero la gran cantidad de información adicional sobre objetos muy débiles es resultado de hacer observaciones de aproximadamente un minuto, arrojando «sorpresas muy agradables«.

En estas fotografías se puede apreciar cómo el Webb capta a detalle las bandas de las nubes del planeta, la Gran Mancha Roja, algunos de sus tenues anillos, además de varias de sus lunas, como Thebe y Europa, un mundo que alberga un enorme océano bajo una capa de hielo.

Duplicando sus estimaciones de observación

Los científicos también utilizaron durante el periodo de puesta en marcha un asteroide llamado «6481 Tenzing», ubicado en el cinturón de asteroides entre marte y Júpiter, para hacer pruebas adicionales del límite de velocidad de seguimiento que tenía el Webb para estudiar objetivos en movimiento.

El asteroide 6481 Tenzing, en el centro, se ve moviéndose contra un fondo de estrellas en esta serie de imágenes tomadas por NIRCam.

Esto es esencial, ya que el telescopio fue diseñado con la intención de rastrear objetos que se mueven tan rápido como Marte, descubriendo que que el Webb tenía una capacidad más del doble de la esperada inicialmente, algo similar a poder fotografiar a una tortuga arrastrándose estando parado a 1.6 kilómetros de distancia.