Plantea Heriberto Treviño iniciativa para fijar señalética contra discriminación

Para que todo ciudadano pueda ejercer sus derechos en cualquier oficina pública, el Coordinador del Grupo Legislativo del PRI, Heriberto Treviño Cantú, anunció que presentará una iniciativa para que todas las dependencias y organismos autónomos estén obligados a colocar una leyenda en la que se declare ese lugar libre de discriminación.

El líder de la bancada del PRI afirmó que es necesario adoptar medidas para generar confianza entre la población y evitar cualquier acto discriminatorio, incluida la apariencia física, tatuajes, perforaciones, condición económica, religión o cualquier otro aspecto.

Detalló que su propuesta busca adicionar un artículo 16 bis a la Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación.

“Estoy proponiendo que todas las oficinas de los poderes públicos del Estado, de los ayuntamientos, dependencias y entidades estatales y municipales y de los organismos autónomos del Estado de Nuevo León, deberán de contar, como medida de acción integral, con señalética visible, legible y entendible para todo el público, con la siguiente leyenda:

“En este lugar Np discriminamos. En Nuevo León se prohíbe negar, excluir o distinguir el acceso o prestación del servicio a cualquier persona o colectivo social por su origen étnico, nacional, raza, lengua, sexo, género, edad, color de piel, discapacidad, condición jurídica, social o económica, migratoria, identidad indígena, identidad de género, apariencia física, condiciones de salud física o mental, religión, formas de pensar, orientación o preferencia sexual, por tener tatuajes, perforaciones o cualquier otra razón que tenga como propósito impedir el goce y ejercicio de los derechos humanos”, expuso.

Treviño Cantú insistió que es necesario que se adopten medidas como la de colocar señalética expresa para que la ciudadanía demande trato digno y no ser víctima de discriminación, más si se considerar que, según la Encuesta Nacional sobre Discriminación 2010, el no tener dinero y la apariencia física son las causas más frecuentes de discriminación.

“Si aspiramos a construir una sociedad desarrollada, no podemos permitir actos discriminatorios y las instituciones públicas y sociales deben poner el ejemplo, para que no haya exclusiones y creemos que debe haber un recordatorio permanente para refrendar ese compromiso”, aseveró el coordinador del GLPRI.