Internacional Salud

Desde la OMS llaman a no usar los términos «Deltacron» y «Flurona» porque implican, equivocadamente, que hay mezclas de virus y variantes

El doctor Kostrikis está tan seguro que dio con una nueva variante de SARS-CoV-2, que incluso la llamó ‘Deltacron’. La llamo así porque, dice, es la mezcla de la variante Delta y la variante Ómicron. Pero para la OMS, utilizar la palabra Deltacron es tan peligroso que puede ser desinformativo.

Además la epidemióloga de enfermedades infecciosas de la OMS, María van Kerkhove señaló que tampoco se debía usar el término ‘flurona’, para referirse a la coinfección de gripe y covid por señalar que eso implica una combinación de virus y variantes, cosa que no está sucediendo.

El doctor Leondios Kostrikis, profesor de ciencias biológicas en la Universidad de Chipre, dijo en una declaración retomada por Bloomberg que la variante que localizó (y cuya existencia no ha sido confirmada por la comunidad científica) es «debido a la identificación de firmas genéticas de tipo Ómicron dentro de los genomas delta«.

Dos días más tarde, ha matizado diciendo que los casos que ha identificado «indican una presión evolutiva sobre una cepa ancestral para adquirir estas mutaciones y no el resultado de un solo evento de recombinación«.

Confusiones con decir Deltacron y la posibilidad de errores en laboratorios

De una u otra forma “Deltacron” no es un término oficial de la OMS. De hecho, para la organización el uso de este término y el de flurona, implican un problema para la sociedad, puesto que se entienden como una fusión de los virus y las variantes.

No usemos palabras ‘Deltacron’ ni ‘flurona’, por favor.

Estas palabras implican una combinación de virus/variantes y esto no está sucediendo. Es probable que «deltacrón» sea una contaminación durante la secuenciación, #SARSCoV2 continúa evolucionando y consulte la coinfección por gripe

Más allá del tema de si utilizar o no el término «deltacron», la OMS no tiene certeza de que el doctor Krotiskis haya encontrado una nueva variante. La doctora Kerkhova dice en su tuit que es «muy probable» que hubiera una contaminación durante la secuenciación, cosa que Krotiskis ha desmentido categóricamente.

Otros científicos también han señalado que “Deltacron” tiene más que ver con errores de laboratorio que con una nueva variante. Por ejemplo, en el caso de Tom Peacock, virólogo del departamento de enfermedades infecciosas del Imperial College London, señaló que estas secuencias reportadas en los medios de comunicación parecían ser claramente un caso de contaminación.

Una postura similar fue dada por Jeffrey Barrett, jefe de la Iniciativa de Genómica COVID-19 en el Instituto Welcome Sanger de Gran Bretaña, quien dijo que las supuestas mutaciones se encuentran ubicadas en una parte del genoma que es vulnerable a errores en algunos procesos de secuenciación, mencionando también que es casi seguro que no se trata de una recombinación de ambos linajes.

Estas y otras acusaciones fueron respondidas por el propio Kostrikis, quien descartó que se tratara de una contaminación, pues las muestras se procesaron en varios análisis de secuenciación en más de un país, y al menos una secuencia de Israel en una base de datos global, exhibe las mismas características genéticas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.