Tecnología

Por qué Google Chrome ha dejado de ser el navegador más fiable de Internet

Google Chrome ha pasado de ser el navegador de Internet más avanzado y rápido del mercado a quedarse bastante desfasado en 2021. Ya no es el más rápido, ya no es el más potente y ya no es el más seguro. ¿El motivo? Una serie de decisiones que sus rivales han tomado y que Google no ha decidido seguir. 

La realidad es que Chrome es un desastre en cuanto a privacidad y seguridad. Ha quedado por detrás de sus rivales en la protección de los usuarios frente al seguimiento y la recopilación de datos, su plan para eliminar las desagradables cookies de terceros se ha pospuesto de forma incómoda, y la tecnología de sustitución que dijo que evitaría que los usuarios fuesen perfilados y rastreados resulta haber empeorado todo.

Por qué Google Chromeha dejado de ser el navegador más fiable de Internet (Photo Illustration by Pavlo Gonchar/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)
Por qué Google Chromeha dejado de ser el navegador más fiable de Internet (Photo Illustration by Pavlo Gonchar/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

“La vigilancia omnipresente… perjudica a los individuos y a la sociedad”, advierte Mozilla, desarrollador de Firefox, y “Chrome es el único navegador importante que no ofrece una protección significativa contra el rastreo entre sitios… y seguirá dejando a los usuarios desprotegidos”.

Google es consciente de este problema, e incluso admite de buen grado (e irónicamente) que ese seguimiento omnipresente en la web se le ha ido de las manos y ha provocado “una erosión de la confianza, donde el 72% de las personas sienten que casi todo lo que hacen en línea está siendo rastreado por los anunciantes, las empresas de tecnología u otros, y el 81% dice que los riesgos potenciales de la recolección de datos superan los beneficios”.

El dinero, lo más importante

Entonces, ¿cómo puede Google seguir admitiendo abiertamente que este rastreo socava la privacidad de los usuarios y, sin embargo, permitirlo por defecto en su navegador estrella? La respuesta es sencilla: sigue el dinero. La restricción del rastreo reducirá materialmente los ingresos publicitarios por dirigirse a los usuarios con argumentos de venta, mensajes políticos y opiniones. Y ahora mismo, Google no tiene un plan B: su gran idea de rastrear de forma anónima está en peligro.

“Las investigaciones han demostrado que hasta 52 empresas pueden observar teóricamente hasta el 91% del historial de navegación web del usuario medio”, aseguró un ingeniero senior de Chrome en una reciente convocatoria del Grupo de Trabajo de Ingeniería de Internet, “y 600 empresas pueden observar al menos el 50%”.

Se supone que el Privacy Sandbox de Google soluciona esto, para atender las necesidades de los anunciantes que buscan dirigirse a los usuarios de una manera más “preservadora de la privacidad”. Pero el problema es que incluso el asombroso nivel de control de Google sobre el ecosistema publicitario de Internet no es absoluto. Ya existe una compleja telaraña de rastreadores y corredores de datos. Y cualquier nueva tecnología no hace más que aumentar esa complejidad y no puede existir de forma aislada.

Es esta desafortunada situación la que está detrás del fracaso de FLoC, el autoproclamado intento de Google suplantar el rastreo anónimo en la web. ¿Cómo funciona FLoC? En lugar de centrarse en usted como individuo, FLoC le asigna a una cohorte de personas con intereses y comportamientos similares, definidos por los sitios web que todos visitan. 

Por ejemplo, tú no no eres un desconocido de 50 años, funcionario, que reside en las afueras de Madrid. En su lugar, se le presenta como miembro de un grupo X, a partir de la cual los anunciantes pueden deducir lo que probablemente hará y comprará en los sitios web comunes que visitan los miembros del grupo. Google controlaría inevitablemente todo el proceso, y los anunciantes pagarían inevitablemente por acceder a esa información supuestamente anónima. 

El sistema FLoC fue criticado inmediatamente. El grupo de presión de la privacidad señaló el riesgo de que los corredores de datos simplemente añadieran las identificaciones de cohorte a otros datos recogidos sobre los usuarios -direcciones IP o identidades de navegador o cualquier identificador web de primera parte-, dándoles aún más conocimiento sobre los individuos. También existía el riesgo de que las identificaciones de cohorte traicionaran información sensible -política, sexualidad, salud, finanzas, …

¿Abandonar Chrome es la solución? 

Esto no es tan fácil como abandonar Chrome, por supuesto, el navegador de Google y su motor de búsqueda no son la misma cosa. Se estima que Google tiene rastreadores instalados en el 75% de los millones de sitios web más importantes, varias veces más que Facebook, que es el siguiente peor en la lista. Del mismo modo, basta con ver los recientes informes que sugieren que Google pagará a Apple unos 15.000 millones de dólares este año para ser el motor de búsqueda por defecto en sus dispositivos.

El problema con Chrome es que el navegador, el motor de búsqueda y los rastreadores provienen de la misma fuente. Si tu navegador es un guardián de la privacidad y esos rastreadores son cazadores de datos, probablemente no quieras que todos lleven los mismos logotipos.

Chrome es una de las principales plataformas de Google para la elaboración de perfiles de datos de los usuarios, aunque se pueden añadir Maps, Mail, Android, YouTube y sus otras múltiples plataformas, aplicaciones y servicios. Así que, aunque el mercado de los navegadores está empezando a dar prioridad a la privacidad del usuario, Google solo podrá hacerlo si encuentra una forma alternativa de vender esos anuncios.

Si eres un usuario de Apple, Safari es una opción mucho mejor: evita el rastreo de sitios cruzados por defecto, tiene un modo de navegación privada más extenso, y es un navegador de un gigante de la tecnología, no de un gigante de la publicidad. 

Si utilizas una plataforma que no es de Apple, como Windows o Android, las mejores opciones pueden ser Brave, Mozilla y DuckDuckGo. Y aunque puedes usar Chrome en modo incógnito, a pesar de los recientes problemas legales, debes ser consciente de sus limitaciones. No es una buena alternativa a un navegador que es más privado por diseño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .