La reacción a la primera propuesta del senador Monreal para regular redes sociales en México no ha venido por parte de una plataforma, sino de toda la industria a través de la Asociación Latinoamericana de Internet, la misma que asegura que la iniciativa pone en riesgo todo Internet debido a que la definición que da de redes sociales aplica “prácticamente todos los servicios que se ofrecen“.

La definición en cuestión es sumamente ambigua. En el documento propuesto se da la siguiente definición de redes sociales:

servicio ofrecido a través de Internet cuya funcionalidad principal es difundir dentro de la plataforma información generada por sus propios usuarios como texto, datos, voz, imágenes, videos, música, sonidos o combinación de las anteriores, con la finalidad de informar, entretener o educar

Riesgos a la libertad de expresión

Una definición tan ambigua, dice la ALAI, desincentiva la innovación e impone barreras de entrada. Además, explica que el proyecto tendría “riesgos significativos en la libertad de expresión, acceso a la información y procuración de justicia opuestos a los buscados“. El motivo es que tendría que ser el Estado, a través del Instituto Federal de Telecomunicaciones, el encargado de decidir cuándo algo viola o no la libertad de expresión.

Según el documento inicial los procesos para dar de baja cuentas y publicaciones y bajo qué condiciones deben quedar claros en los términos y condiciones que el IFT aprobará.

En específico la ALAI es frontal contra la propuesta de que las ‘redes sociales relevantes’ (así define el documento a las redes con más de un millón de usuarios) tendrán que pedir permisos al IFT para operar, siempre con previa revisión de los términos y condiciones por parte del órgano.

La iniciativa “atenta contra lo establecido en el T-MEC” asegura la ALAI, puesto que son “barreras injustificadas al comercio digital“.

En suma, la ALAI enfatiza en que la regulación tendrá impactos negativos en el desarrollo digital del país y, por lo que tiene que ver con comercio electrónico, en la recuperación económica de México. El comunicado de la ALAI finaliza con un llamado a que puedan participar en el debate usuarios, organizaciones de derechos humanos y digitales, académicos, estudiantes, emprendedores, periodistas y pequeñas y medianas empresas.

El senador proponente, Ricardo Monrealabrió una plataforma en su sitio web para recibir comentarios en torno al documento. Dentro de tres semanas hará modificaciones a la iniciativa con base en los comentarios recibidos y entonces la presentará formalmente al Senado.