Con el fin de garantizar el respeto a los derechos humanos de los ciudadanos y dar una herramienta jurídica a los oficiales, principalmente en los retenes antialcohol, agentes de tránsito de Guadalupe recibieron cámaras que portan en la solapa de sus uniformes.

Son 600 cámaras, dijo la Alcaldesa Cristina Díaz, con las que cuentan tanto policías como tránsitos, con lo cual también se protege los derechos laborales y la actividad que realizan los oficiales en su desempeño diario.

“Con ello podrán tener ustedes la certeza que cada actuación de cada integrante de nuestra policía y tránsito, está vigilada por ésta cámara, hoy hemos hecho una inversión importante de más de 600 cámaras”, destacó.

De enero a diciembre, detalló, se han instalado 101 operativos antialcohol, y tan solo en diciembre, se aplicaron 170 multas a conductores ebrios por lo que los operativos continuarán en los próximos días en diversos puntos del municipio.

Díaz reiteró que el Programa Preventivo “Conduce sin Alcohol” se implementa para prevenir la pérdida de vidas humanas y lesiones graves a personas por parte de conductores que manejan en estado de ebriedad.

El personal que participa en los operativos porta overoles tipo Tyvek, careta, cubrebocas KN95, guantes de látex, toallas húmedas antibacteriales sin alcohol y atomizador individual.

Lo anterior en atención a las medidas sanitarias dispuestas por la Secretaría de Salud en el estado, para evitar contagios entre el personal  y los automovilistas durante  el operativo preventivo “Conduce sin Alcohol”.

Para tener un mayor distanciamiento en la interacción con los conductores, el personal  implementó un aditamento, o extensión, para el equipo detector de alcohol, que aumenta la distancia, de 27 a 60 centímetros, entre el oficial y el automovilista.