La crisis agrava: largas filas para recibir comida gratis en Milán, Italia

Fuera de los bancos de alimentos y los centros de ayuda en Milánciudad de Lombardía, en Italia, hay filas de personas de cientos de metros de largo a medida que la devastación económica creada por el coronavirus (COVID-19) se profundiza con el acercamiento de la Navidad; la estancada economía fue golpeada con nuevos cierres para tratar de detener la enfermedad.

“Hasta hace unos años”, en los bancos de alimentos en Milán “tratábamos principalmente con no italianos, pero en los últimos años y en particular en los últimos meses hemos estado tratando con muchos más italianos”, dijo Luigi Rossi, vicepresidente de la organización no gubernamental (ONG) de ayuda local Pane Quotidiano, con una cola que se extendía por el bloque exterior debido al COVID-19.

“Antes, la proporción con la que estábamos tratando en los bancos de alimentos en Milán era del 85% de no italianos y 15% italianos. Ahora estamos tratando con alrededor del 40% de italianos por la crisis del COVID-19”.

Bancos de alimentos en Milán y COVID-19

Incluso la próspera Milán, que experimentó un gran auge inmobiliario antes de la crisis del COVID-19se vio afectada profundamente en su economía que está detenida. Trabajadores se han visto obligados a pedir ayuda a los bancos de alimentos, sensación impactante en una ciudad que siempre se enorgullece de ser el motor económico de Italia y excepción de crisis durante décadas.

“Tengo que pagar el alquiler y tengo que comprar comida. Aunque mi pareja trabaja, no tengo lo suficiente para mantener a una familia y por eso debo acudir a los bancos de alimentos en Milán”.

Con las ferias que contribuyeron en gran medida a la economía de Milán antes de la crisis del COVID-19, Alberto ha estado sin trabajo y asiste a los bancos de alimentos durante los últimos cinco meses. Si bien el Gobierno impuso un congelamiento de despidos y ofreció apoyo a las empresas, muchos se quejan de largas demoras en recibir pagos: cuidadores domiciliarios, personal de restaurantes y hoteles no han recibido apoyos.

Maria-Rosa Mamone, de 76 años, va a los bancos de alimentos de Milán para buscar comida y un regalo de Navidad para su nieto; dice sobre el COVID-19:

“¿Cómo puedes pasar? Con tres personas en casa y 600 euros de alquiler para pagar cada mes, estoy luchando. Al menos puedo venir aquí. Aquí hay de todo, pan, leche”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .