El ajetreado 2020 no podía despedirse sin antes sorprender con otro fenómeno astronómico que ocurrirá después de varios siglos. Durante diciembre, la famosa Estrella de Belén volverá a ser visible desde la Tierra gracias a alineación de Júpiter y Saturno, la cual no ocurría desde hace 800 años.

Los astrónomos explican que Júpiter y Saturno se han comenzado a acercar desde el mes de julio, y durante diciembre la conjunción se podrá apreciar en su totalidad. Este fenómeno hará posible que después de 800 años sea visible la Estrella de Belén, también conocida como Estrella de Navidad.

Los expertos señalan que este fenómeno astronómico se produjo por última vez el 4 de marzo de 1226. La “gran conjunción” ocurre cada 19.6 años, pero es muy raro cuando ambos planetas se acercan de esta manera, por lo que logrará observarse con mayor claridad el 21 de diciembre.

Contrario a lo que muchos creen, la Estrella de Belén no es otra cosa que la alineación de estos planetas. A lo largo del año parecieron estar relativamente cerca uno del otro y a medida que transcurren los días, Júpiter y Saturno aparecerán a solo 0.06 grados con la entrada del solsticio de invierno.

Johannes Kepler sostenía la teoría de que la Estrella de Belén a la que se hace referencia en el Nuevo Testamento con los Reyes Magos, en realidad era la “gran alineación” entre Júpiter y Saturno. El astrónomo alemán incluso observó que en ocasiones se podían alinear hasta tres planetas.

Este fenómeno conocido como “triple conjunción” plantea que tres planetas logran coincidir en su oposición al Sol en ascensión recta, y suele ocurrir hasta tres veces en un intervalo de dos meses. La última alineación de tres planetas ocurrió en 1981 y la siguiente será en el año 2238.