El Ministerio de Agricultura de Francia anunció que fue detectado un primer foco de gripe aviar H5N8 en una tienda de animales en la Isla de Córcega. El brote fue identificado luego que se presentaran niveles anormales de mortalidad, por lo que estas tuvieron que ser sacrificadas.

Julien Denormandie, ministro de agricultura de Francia, convocó a una reunión con el comité de expertos para ordenar la alerta de riesgo a “elevada” en todo el territorio a partir del 17 de noviembre. Ante esta situación, se aplicarán una serie de medidas en todos los departamentos del país.

Los granjeros estarán obligados a confinar sus aves y quedará prohibido montar ferias o exposiciones, además de evitar el transporte y liberación de aves de caza. El brote de H5N8 en Córcega muestra ciertas similitudes entre las cepas que se han detectado en zonas de Países Bajos.

“Todos los involucrados en la cría, caza y aves silvestres han sido informados de la situación. Se pide que adopten de inmediato medidas de protección. El consumo de carne, hígado graso y huevos, y cualquier producto alimenticio no presenta ningún riesgo para los humanos”, dice el informe.

Días atrás, las autoridades de Países Bajos ordenaron el sacrificio de más de 200 mil pollos de una granja por varios casos de H5N8. En otros países del continente europeo como Reino Unido, Irlanda, Dinamarca y Alemania también se detectaron casos en aves salvajes y domésticas.

Por otro lado, autoridades de Alemania informaron que una granja está lista para sacrificar hasta 70 mil aves de corral en el estado de Mecklemburgo-Antepomerania. Mientras tanto, en el área de Kreis Nordfriesland se sacrificó cerca de un millar de pollos, gansos y patos por H5N8.