El presidente Andrés Manuel López Obrador, reveló este lunes su intención de que Austria le preste a México el penacho de Moctezuma para ser exhibido el próximo año en el aniversario de la conquista y la independencia de México, aunque considera que es “una misión casi imposible”.

López informó a través de Twitter que su esposa se reunió en Viena con el presidente, Alexander Van der Bellen, con el objetivo de “obtener piezas históricas y arqueológicas de México” para ser exhibidas en 2021.

“Le recomendé que insistiera en el penacho de Moctezuma, aunque se trata de una misión casi imposible, dado que se lo han apropiado por completo”, escribió López Obrador tras publicar una fotografía de Gutiérrez junto al presidente de Austria.

El mandatario explica que ni siquiera a Maximiliano de Habsburgo, impuesto como emperador de México (1864-1867) durante la invasión francesa, “se lo prestaron”.

El penacho, que se encuentra en el Museo Etnográfico de Viena, es un tocado compuesto por plumas verdes de quetzal, rojas del pájaro espátula y otras de color café, turquesas y azules claras de aves no identificadas, con una dimensión de 178 por 130 centímetros.

Según la leyenda, era propiedad de Moctezuma II, emperador mexica cuando Hernán Cortés llegó a México en 1519. Persisten las dudas sobre su verdadero origen, sobre si era utilizado en rituales religiosos, si perteneció al último emperador azteca y si éste se lo regaló a Cortés.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) señala que no hay elementos que sustenten esta creencia y denomina a la pieza ‘Penacho del México antiguo’.

La recuperación del objeto, o al menos tenerlo en préstamo, ha sido un esfuerzo de distintos gobiernos.

Entre 2010 y 2012, expertos del INAH restauraron el penacho formado por 222 plumas de distintas aves montadas sobre una base de oro con incrustaciones de piedras semipreciosas.

Se planteó entonces prestarlo a México y mandar a cambio la carroza de Maximiliano, pero la fragilidad del penacho y el temor de que se maltrate en el traslado detuvieron el convenio.

Tampoco se tiene claro cómo llegó hasta Austria. La hipótesis más probable es que Moctezuma lo obsequió al conquistador español Hernán Cortés, quien lo habría enviado al rey Carlos I de España, de la casa austriaca Habsburgo.