El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que es prioridad de su gobierno combatir las violencias contra las mujeres en el país, y “todos los días” atiende el problema; sin embargo, reiteró que no se puede combatir la “violencia con violencia”, refiriendose a las manifestaciones que se realizaron de este lunes en la Ciudad de México, exigiendo la legalización del aborto legal.

Explicó que él viene de lucha social y que en sus protestas y manifestaciones “no se rompió ni un vidrio”; además, dijo, que es más efectivo, para conseguir la causa por la que se lucha, las protestas pacíficas y el respaldo de la gente; por lo que a la primera manifestación de 100. 000 personas, en su contra, y “viera” que no tiene apoyo en las encuestas; se va a su quinta en Palenque, Chiapas.

“Aventar bombas molotov puede ser espectacular, pero eso es por un tiempo; hay que luchar toda la vida, y cuesta más y es mucha la fatiga, pero es mucha más efectivo para transformar, para conseguir la causa por la que se lucha, entonces un llamado a que se abandone la violencia…

Cómo se caen, derrumban los gobiernos autoritarios; con la gente, con las grandes movilizaciones, sale el pueblo a la calle, cientos, miles, millones, y en mi caso, a la primera manifestación de 100.000, y que yo viera que en las encuestas ya no tengo apoyo: a Palenque, Chiapas, ni siquiera espero la revocación de mandato,ahñi nos vemos. Porque tengo principios , porque tengo ideales”, indicó el mandatario mexicano.

López Obrador dijo que se ha guiado por el principio de “la no violencia”, como lo hizo Mahatma Gandhi y Nelson Mandela, al igual que muchas mujeres que han luchado por la justicia de manera pacífica.

“Yo he luchado muchos años y me he guiado por el principio de la no violencia y me inspiro, hasta ahora, en lo que hizo Gandhi y Mandela, Luther King y todos los luchadores, y también muchas mujeres que han luchado por la igualdad de manera pacífica; o sea, yo no creo en la violencia. Recurren a la fuerza los que no tienen la razón, no creo en la fuerza bruta, soy pacifista. Entonces, no debe de haber violencia”, expresó.

El mandatario mexicano aclaró que es justa la exigencia de justicia y entiende el coraje, pero reiteró que no está de acuerdo con la violencia.

“Y entiendo que exista coraje y también dolor, pero no estoy de acuerdo con esa vía, ni siquiera estoy de acuerdo con buscar la transformación mediante el uso de las armas. Siempre y cuando se pueda transformar una realidad de opresión por la vía pacífica hay que intentarlo; claro, se requiere de convicciones firmes y de no luchar un año, dos años, unos años, es luchar toda la vida.

Entonces, siempre hay una causa justa. Sin duda el movimiento feminista merece todo nuestro respeto, pero no estoy de acuerdo con la violencia”, recalcó.

El presidente advirtió que solo hay que tener cuidado con los infiltrados, pues dijo, hay muchos que están molestos por los cambios que se han dado en el país.

“Y además tener cuidado con los infiltrados, porque hay mucha gente que está molesta en el país por los cambios que se están llevando a cabo.

Ya lo he dicho, lo reitero, no pagaban impuestos, se robaban todo lo que podían, falsificaban facturas, recibían sobornos, saqueaban al país y mantenían en el olvido al pueblo y además, encima de todo, siguen pensando de que eso es normal, porque el conservadurismo es una doctrina que justifica la corrupción y tiene como fundamento la hipocresía”.

López Obrador, agregó: “No somos iguales, nosotros venimos de una lucha de muchos años en favor siempre de la justicia y en contra de la represión, están buscando por todos los medios que caigamos en una provocación.

No, no tienen ni siquiera por qué encapucharse porque no somos represores, nosotros somos humanistas, por eso no pueden..

López Obrador respaldó la actuación de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, en las manifestaciones de este lunes, y aseguró que rechazar la violencia no significa estar en contra del feminismo.

“Nosotros venimos luchando desde hace muchísimos años, yo desde que salí de la escuela no he hecho más que luchar por la justicia. No soy un fifí que de repente me dio por hablar de los pobres y hablar de la igualdad y de la justicia.

Y en el caso de Claudia, muy bien por no caer en la provocación y muy bien por la gente que ayuda, que apoya. Esto no significa estar en contra del movimiento feminista, es no aceptar la violencia de ningún tipo y no permitir la manipulación”, señaló.

Por su parte, el gobierno la jefa de Gobierno de la Ciudad de México explicó que en la capital el aborto es legal desde 2007 y “se ha mantenido vigente y fortalecido este derecho de las mujeres, incluso, durante la pandemia han estado funcionando nueve clínicas y hospitales que atienden la salud sexual y reproductiva de las mujeres, incluyendo la Interrupción Legal del Embarazo”.