La organización de Roland Garros ha anunciado este lunes algunos de los protocolos que utilizará para la próxima edición del torneo, que se celebrará del 27 de septiembre al 11 de octubre.

El torneo esperaba en poder recibir a unos 20.000 aficionados cada una de las 15 jornadas de competición pero las previsiones más optimistas han chocado con la realidad de los rebrotes en Francia y en París.

De esta forma, se reducirá la presencia de público a los tres estadios principales: Philippe Chatrier (5.000), Suzanne Lenglen (5.000) y Simonne Mathieu (1.500).

Las gradas se dividirán en tres zonas y en todo momento será obligatorio el uso de la mascarilla, incluso sentados durante la disputa de los partidos. Por su parte, no se permitirá el acceso de seguidores a la fase previa, que se ha reducido a un cuadro de 96 jugadores en hombres cuando habitualmente es de 128.

Los tenistas se verán obligados a pernoctar en alguno de los dos hoteles oficiales en los que se intentará crear una especie de burbuja parecida a la presente en Nueva York con el US Open.