Reuters.- Cuba abrió el viernes la alfombra roja al primer avión lleno de turistas procedente de Canadá llegados a la isla del Caribe, el primer grupo después de varios meses de ausencia, mientras continúa batallando en busca de la nueva normalidad tras la pandemia.

El país caribeño, dependiente de las importaciones, se ha hundido en una crisis económica debido a la escasez por las duras sanciones que le aplica Estados Unidos y el azote del nuevo coronarivus.

La llegada de los turistas es vista como una señal esperanzadora para decenas de miles de empleados despedidos de la industria del turismo, pequeñas empresas cerradas y residentes en condiciones difíciles en general.

Un avión de la empresa Air Canada llegó al mediodía de este viernes al aeropuerto de Cayo-Coco, ubicado en un islote a lo largo de la costa norte-central. Air Canada Vacations dijo que volará semanalmente a Cuba y quincenalmente a partir del próximo mes.

Cuba cerró en marzo sus aeropuertos debido a la pandemia y, si bien algunos hoteles están abiertos bajo regulaciones sanitarias en complejos turísticos en islotes aislados como Cayo-Coco, no hay indicios de cuándo La Habana y otras ciudades podrían permitir el regreso de los visitantes extranjeros.

En la isla caribeña se ha logrado controlar la pandemia en la mayor parte del país, aunque actualmente se busca frenar la propagación de un nuevo brote en La Habana y en menor medida, en algunas otras provincias.

El país ha reportado casi 4,300 casos de COVID-19 hasta la fecha, con 100 fallecidos. Canadá ha sido durante mucho tiempo el principal emisor de turismo a la isla, con 1.1 millones de viajeros de los 4.2 millones de visitantes llegados a Cuba en 2019, según cifras del Gobierno.

El turismo es la segunda fuente de ingresos de Cuba detrás de los servicios profesionales contratados en el exterior, principalmente de médicos. En 2019 reportó 2,600 millones de dólares.

Estados Unidos prohíbe a sus ciudadanos viajar a la isla caribeña como parte del embargo económico y comercial de décadas, aunque sus ciudadanos pueden visitar Cuba en programas de “educación” y “apoyo al pueblo cubano”.