En el mundo del fútbol, las cábalas suelen jugar un papel protagónico. Sin embargo, todo se explica mucho mejor desde el trabajo, la disciplina y las formas. Como sucede en el Bayern Munich, cuyo éxito tiene mucho que ver conla gestión de Kathleen Krüger, gerenta general del club bávaro. Ex jugadora del equipo femenino, arrancó a trabajar con el plantel masculino en 2012, justo cuando empezó la racha de ocho títulos en fila en la Bundesliga. Conocé a la mujer detrás del plantel que puede coronarse el próximo domingo en la Champions League.

Más allá del liderazgo del entrenador Hans-Dieter Flick, que lleva una racha impresionante al frente del equipo, el papel de Krüger como sombra del DT en el banco de suplentes ha tomado cada vez más valor. Con 35 años, dejó su carrera futbolística hace ocho para ser parte del staff principal del primer equipo. Es literalmente la jefa del Bayern y en el ambiente del fútbol la conocen como “la mujer fuerte detrás del equipo fuerte”.

Y es así. Ella trabaja sin descanso para el equipo, ayuda a los jugadores en todo lo que puedan necesitar y también oficia de mediadora entre ellos y la dirigencia. Además, es la encargada de planificar todos los viajes del plantel y hasta de acondicionar los lugares de entrenamientos y concentraciones fuera de Alemania. Toda una todoterreno, es también la cabeza de los departamentos de prensa y marketing del Bayern.

“Todos tenemos el mismo objetivo aquí: ser profesionales y exitosos”, declaró en su momento en una entrevista a la prensa teutona, y sus dichos se justifican con hechos. Tras el parón por la pandemia de coronavirus, es habitual verla chequear que todos los jugadores y miembros del cuerpo técnico cumplan con las normas sanitarias para evitar posibles contagios. Y hasta se la pudo ver a la par de los futbolistas en varios de los festejos del Bayern.

Los entrenadores pasan y ella sigue, los éxitos se acumulan y ella los celebra. Siempre desde su lugar, entendiendo que cada uno cumple su rol para cumplir los objetivos. “Poder trabajar en mi deporte y en mi club es como ganar el premio gordo”, dijo Krüger hace dos años, en pleno festejo tras obtener la Bundesliga. Para el plantel es un pilar esencial dentro de la estructura exitosa del equipo.

Jupp Heynckes, Pep GuardiolaCarlo Ancelotti y Nico Kovac, los entrenadores que precedieron a Flick, dan fe de que detrás de todo buen entrenador, también hay una gran mujer. Este domingo estará nuevamente en el banco de suplentes del Bayern y acompañará al plantel en la búsqueda de la sexta Champions de su historia, la segunda desde que Krüger trabaja en el club.

Todos brillan en el equipo alemán, desde Neuer hasta Lewandowski. Pero nada sería igual sin Krüger, la futbolista que abandonó su carrera deportiva a los 24 años para dedicarse a destacarse desde otro sector y ser parte de todos los éxitos que el Bayern Munich cosechó en los últimos ocho años. El domingo, en Lisboa, los alemanes buscarán otro título, para festejarlo con “la jefa”.