Las posibilidades eran claras dado que México tiene conversaciones con más de una docena de países para que los ensayos clínicos de distintas vacunas se hagan en nuestro país. Hasta el momento México solo había cerrado trato con cuatro ensayos clínicos y ahora se suma uno más: el ambicioso y polémico proyecto de Rusia.

El canciller, Marcelo Ebrard, es el que lo hizo oficial al asegurar que el 19 de agosto hubo una reunión con autoridades rusas, en donde fue cerrado el trato. El canciller se reunió con el embajador de la federación rusa, Víctor Koronelli.

A través de un comunicado la Secretaría de Relaciones Exteriores confirmó lo dicho y y retomó que se prevé que para México se destinen entre 2,000 y 3,000 dosis del proyecto ruso; “de modo que ya tendríamos acuerdos con China, que desarrolla la fase III de sus ensayos clínicos; con Estados Unidos; con Francia; obviamente, con Inglaterra, que es AstraZeneca-Oxford y ahora Rusia. El objetivo estratégico es que tengamos todas y que México tenga acceso oportuno en tiempo y forma“, dijo Ebrard.

Los acuerdos a los que se refiere el canciller son los de las vacunas de Janssen Pharmaceuticals, de Estados Unidos, con las vacunas de Cansino Biologics y Walvax Biotechnology, ambas de China, y la de la empresa francesa Sanofi-Pasteur. A ellas se suma ahora la vacuna rusa y desde luego el reciente acuerdo entre AstraZeneca y la fundación Carlos Slim, para producir la prometedora vacuna de Oxford.Volume 90%