La red de monitoreo de sismos más grandes del planeta podría estar en mi mano, y al mismo tiempo, en la mano de todos los usuarios de Android en el mundo. Esa es la visión detrás de ShakeAlertel programa que Google emprende para utilizar smartphones Android como si fueran “mini sismógrafos“.

La clave está en los sensores que todos los días utilizamos para cosas tan elementales como desbloquear el teléfono.

Un acelerómetro se dedica a medir la aceleración (duh). La gran mayoría de smartphones cuenta con uno que ayuda a medir el movimiento del equipo, lo que es particularmente útil cuando el teléfono necesita “saber” que lo estamos levantando de una superficie para desbloquearlo. También sirve para que el dispositivo identifique en qué posición está, y así reproducir el contenido en horizontal o vertical.

Lo más fabuloso es que el mismo acelerómetro podría detectar cuando un sismo ocurre, de acuerdo a Google. Esa es la piedra angular del sistema ShakeAlert por el que los teléfonos de Android proporcionarán ahora información para la app MyShake, a través de la cual los usuarios en el estado de California, en Estados Unidos, reciben alertas de sismos inminentes.

No es solo que Google trabaja en tecnología propia de detección de sismos para California, sino que se prevé que ShakeAlert sea inherente al sistema operativo de casa en todo el mundo.

Las ondas S y P

El proceso va así: si un smartphone detecta que podría estar en una zona donde está ocurriendo un sismo, mandará una señal al servidor de Google, en donde se incluye su ubicación exacta. Entonces, el servidor “consultará” con otros teléfonos de la zona para corroborar sí hay más registros de un sismo en el lugar. El proceso ocurrirá “casi a la velocidad de la luz” dice Google, lo que es sumamente conveniente pues las ondas sísmicas son mucho más lentas.

En primera instancia Google aportará información para el sistema de Caifornia, y si todo va bien, eventualmente Google utilizará esa información para ofrecer resultados rápidos y precisos sobre sismos que ocurran alrededor del mundo. En el culmen de la estrategia, Google podrá reconocer con precisión los sismos, y rápidamente alertas a los usuarios que están en la trayectoria de las ondas sísmicas.

En Google han descubierto que smartphones tienen suficiente tecnología no solo para detectar cuando un sismo ya ocurre, (al menos la parte del sismo que los humanos sentimos), sino también para detectar lo que se conoce como onda P.

Esencialmente un sismo se compone de ondas P y ondas S. A lo que comúnmente nos referimos como “sismo”, el movimiento telúrico que sentimos y con los que buena experiencia tenemos en México, se trata de las ondas S. Las ondas previas, apenas perceptibles por los humanos, y que dan inicio al sismo, son las P. Lo fantástico es que el sistema podría identificar las ondas P, y alertar rápidamente a usuarios antes de la llegada de las ondas S.

En México seguimos explorando tecnologías para sismos

Google entregará la actualización a través de los Google Mobile Services, de forma que la actualización en móviles no tardará lo que suelen demorar las actualizaciones de sistema operativo que pasan por operadores. La buena noticia es que estamos hablando de una actualización que ocurrirá rápidamente en cuanto Google la libere, la mala por supuesto es que no llegará a China o a teléfonos Android sin los GMS; sí, te estamos viendo Huawei.

Con México siendo una zona particularmente sísmica, no sería extraño que Google ponga la vista sobre el país como uno de los primeros para ejecutar y seguir estudiando su programa de alertas.

En México seguimos explorando tecnologías de alertas de sismos, apenas en febrero de 2020 el IFT dijo que operadores deberán tener una aplicación para notificar sobre sismos inminentes. Se trata de la primera etapa de un ambicioso plan que planea que haya cell broadcast en México, tecnología que consiste en el uso del sistema GSM para enviar mensajes de hasta 93 caracteres, y que tiene como ventajas que no necesita internet, que no importa si las redes móviles están saturadas, y que las alertas pueden ser enviadas para regiones específicas.