Como un gasto innecesario y capricho, calificó la ONG “Deja Huella” que fundó César Villarreal Cantú la adquisición de los autos híbridos que los diputados se adjudicaron.
“Creo que es un capricho que los legisladores locales hayan adquirido este tipo de autos ahora que la gente de Nuevo León necesita más que nunca una ayuda por causa de la pandemia del COVID-19”, dijo el activista de San Nicolás.
El Congreso local concretó hace meses la compra de 20 automóviles híbridos con un valor de total de 7 millones 750 mil de pesos, los cuales ya empezaron a circular pese a las críticas ciudadanas.
“Considero que esto es una vergüenza, ya que con ese dinero bien pudieron comprar 62 mil 500 despensas básicas a quienes hoy no tiene que comer, tal pareciera que es un capricho que raya en lo altivo”, resaltó Villarreal Cantú.
Enfatizó que los diputados en vez de demostrar sensibilidad social solo se ganan el repudio de los ciudadanos que fueron quien los pusieron, finalizó Cesar Villarreal.