Incluso cuando la prometida esté lista, el trabajo de distribución no hará más que empezar. Por eso México está en conversaciones con quienes están a cargo del desarrollo de la ChAdOx1 nCoV-19, y ahora la Organización Panamericana de la Salud dio a conocer que el país está inscrito en una solicitud formal de 38 países para participar en el Fondo Rotatorio para la compra de vacunas.

En la sesión informativa del COVID-19 en las Américas, Barbosa dijo que ya hay 300 millones de dosis comprometidas de la vacuna más avanzada, pero preciso que la vacuna aún tardará en llegar, toda vez que la fase III de pruebas es la más tardada. En ella las vacunas deben probarse en más de 40,000 personas.

El Fondo Rotatorio accederá a un mecanismo llamado COVAX a través del cual la Organización Mundial de la Salud impulsa la distribución de vacunas. Entre los objetivos está que las dosis comprometidas lleguen a los 2,000 millones para finales de 2021, para para que países tengan, cuando menos, una cobertura del 20% de su población. El plan es que siempre se ponga énfasis en población mayor de 65 años, en profesionales de salud, así como en pacientes con comorbilidades de gravedad.

Contando las solicitudes hechas a través del Fondo Rotatorio, COVAX tiene ya solicitudes de 75 países para obtener una vacuna contra el COVID-19. Los 75 países financiarán sus propias dosis, pero además contribuyen para que otras 90 de bajos ingresos también reciban la vacuna. El objetivo principal de COVAX es que la vacuna legue de forma rápida pero también equitativa a todo el globo.

El Fondo Rotativo de la OPS tiene casi 40 años de existencia. Existe para comprar vacunas, jeringas y suministros a nombre de los Estados Miembros.