McDonald’s y trajes de baño podrían parecer palabras de universos muy distantes, pero no. Y es que la firma estadounidense de Fast Food se olvidó (al menos por unos momentos) de las hamburguesas y las cajitas felices, para entregarnos una propuesta de moda que nos gusta por varias razones. 

Sin lugar a dudas, los popotes (pajillas, pitillos o sorbetes, como se les conoce en algunas partes de América Latina) son un elemento bastante identificable de la marca fundada en San Bernardino, California, en 1955. Pero, desde hace algunos años y como medida en beneficio al medio ambiente, McDonald’s decidió comenzar a retirar éstos de manera gradual de todas sus tiendas alrededor del mundo y reemplazarlos por popotes hechos de papel. Fue entonces que la firma se enfrentó a otro problema: ¿qué hacer con todo el stock de plástico que ya no sería utilizado? La respuesta nos encanta: una colección de trajes de baño, que se ven bien en todos.

A partir de esta decisión, la marca de Fast Food se dio a la tarea de idear un bikini para mujeres y un short para los caballeros, confeccionados a partir de sus popotes, pero también de los desechos plásticos que se extraen de algunos mares y océanos. Los modelos nos remiten inmediatamente a la firma, gracias a su diseño a rayas en tonos blanco, rojo y amarillo. 

Entre todo esto hay una mala noticia: las prendas, por el momento, únicamente se encuentran disponibles en Austria, aunque se está pensando llegar a otros países de Europa y, quizás, de América, pues, a fin de cuentas, fue en esta parte del mundo donde nació la firma. Además, esta colección, presentada por McDonald’s, de trajes de baño no estará a la venta, sino que se podrá ganar a través de un concurso que se lanzará en las redes oficiales de la compañía. 

A pesar de ello, estamos seguros de que la idea es tan buena (sobre todo por lo ecológica que resulta), que no le iría nada mal si saliera a la venta. ¿Tú que dices?