Dinamarca se despertó el viernes con las palabras «pescado racista» escritas en la base de la Sirenita, la estatua de bronce que recuerda el famoso cuento de Hans Christian Andersen y está erigida en una roca junto al mar en un muelle de Copenhague.

La escultura, que tiene 107 años y es visitada por un millón de turistas al año, ya ha sido vandalizada con anterioridad; incluidos activistas contra la caza de ballenas y manifestantes prodemocracia, siendo decapitada dos veces.

«Lo consideramos vandalismo y hemos empezado una investigación», dijo un portavoz de la policía de Copenhague. La policía aún no ha identificado a los responsables.

¿Es la estatua de la Sirenita en Dinamarca un monumento racista?

Los manifestantes del movimiento Black Lives Matter en todo el mundo han protestado en las últimas semanas contra estatuas de figuras históricas que jugaron un papel en la opresión racista, como los esclavistas y colonialistas.

Sin embargo, la Sirenita no había sido parte de este debate, y ha dejado a expertos y autoridades danesas sumamente perplejas.

«Por supuesto, en general con las obras literarias, puedes leerlas desde varias perspectivas» dijo Ane Grum-Schwensen, investigadora del Centro H.C. Andersen de la Universidad del Sur de Dinamarca, a la emisora TV2. «Pero me está costando trabajo entender qué es exactamente racista en el cuento de la Sirenita», agregó.

Según va la famosa historia de Hans Christian Andersen, la Sirenita era la hija de un rey del mar que se enamora de un príncipe y anhela convertirse en humano.

De acuerdo con la policía danesa, otras estatuas alrededor de Copenhague también han sido vandalizadas con «varias frases».

Con información de Reuters