Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, afirmó que la infodemia, entendida como una epidemia de desinformación, puede llegar a matar, luego de la confusión que se generó ayer en redes sociales por información falsa en torno a que la Ciudad de México pasaría del riesgo epidémico alto al bajo, es decir del naranja al verde en el semáforo. 

“La infodemia puede matar, definitivamente. Porque en el caso de Covid-19, hay un segmento de la población que no fácilmente se convence del riesgo que implica este virus, si a ellos se les presenta este tipo de desinformación deliberada pues entonces podría tener consecuencias graves”, señaló durante la conferencia vespertina para informar el avance del Covid-19 en el país.

El comunicador Ciro Gómez Leyva, en su espacio noticioso, aseveró que la Ciudad de México cambiaría para el lunes del semáforo naranja al verde, basado en un supuesto documento oficial presentado por Héctor Astudillo, gobernador del estado de Guerrero. 

López-Gatell señaló que la infodemia puede estar alimentada por distintos grupos políticos, sociales o noticiosas que parecen centrar su agenda en desinformar. 

“Lamentamos que haya grupos, agendas noticiosas, empresas que tienen el objetivo de desinformar. Un comunicador profesional presentó que la Ciudad de México estaría en semáforo verde ¿de dónde pudo haber sacado esta idea descabellada? ¿Cómo íbamos a pensar que súbitamente iba a pasar a verde? No hay ningún verde, si acaso estaremos a un par de semanas en amarillo”. 

Agregó que Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de Mexico,  encabeza uno de los programas de desconfinamiento más detallados y cuidados del país. 

Asimismo, aseguró que existen estudios científicos que demuestran que las noticias falsas se difunden de forma más rápida y a mayores distancias que las noticias verdaderas y está relacionado a un fenómeno psicosocial que a los seres humanos le llame más la atención lo negativo. 

“Infomemia es el término que se le ha dado a lo equivalente a una epidemia pero de información o más propiamente de desinformación, es un término que en los últimos 15 o 20 años se ha estudiado por parte de diferentes profesiones, y se propagan como olas, se difunden noticias que no necesariamente son veraces”, detalló el funcionario. 

Señaló que este fenómeno incluso es un gran negocio, para vender información escandalosa a gente ávida de desinformación. 

Uno pensaría intuitivamente que las personas quieren conocer la verdad, pero resulta que hay una gran cantidad de personas que prefiere oír la no verdad, la mentira”, expresó López-Gatell.