PlayStation es la última compañía en sumarse al boicot contra la red social. A través de un comunicado, la división de videojuegos de Sony anunció que suspenderá todos sus anuncios en Facebook e Instagram de manera temporal. Concretamente durante el mes de julio. Desde luego, las causas de su partida son exactamente las mismas que el resto de empresas: las tibias —o inexistentes— medidas de Facebook para detener el discurso de odio y los mensajes racistas.PlayStation suspenderá todos sus anuncios en Facebook e Instagram durante todo julio

“En apoyo de la campaña #StopHateForProfit, hemos suspendido globalmente nuestra actividad de Facebook e Instagram, incluida la publicidad y el contenido no pagado, hasta finales de julio. Estamos para trabajar (y jugar) juntos para bien“, expresó la compañía a través de un comunicado recogido por Gamesindustry.biz. Se trata de un movimiento bastante importante, pues PlayStation se está adentrando a la nueva generación de consolas.

Si bien la publicidad no aparecerá durante un mes, no se descarta que el boicot se prolongue más tiempo mientras Facebook no tome las medidas adecuadas para enfrentar la situación. La campaña #StopHateForProfit pretende detener el discurso de odio que diariamente se difunde por medio de la plataforma social. Incluso algunos anuncios políticos, destacando los de Donald Trump, incitan al odio en plena campaña electoral rumbo a las elecciones de 2021.

PlayStation se une a un largo distado de compañías

El principal rival de Sony en la industria de los videojuegos, Microsoft, también se unió a #StopHateForProfit esta misma semana. “Basándonos en las preocupaciones que teníamos ya en mayo, hemos suspendido toda la inversión publicitaria en Facebook e Instagram en Estados Unidos y, en consecuencia, a nivel global”, señalaron los de Redmond. Y es que Microsoft no quiere que la imagen de la compañía aparezca junto a contenidos inapropiados, desde el discurso de odio hasta pornografía.

Al momento de escribir esta publicación, son más de 300 marcas las que se han sumado a la incitativa #StopHateForProfit. Entre las más destacadas encontramos a Coca-Cola, Starbucks, Verizon, Honda, Hershey’s, Mozilla, Microsoft, Unilever y ahora PlayStation. Parece que la lista seguirá añadiendo nuevos integrantes mientras los dirigidos por Mark Zuckerberg no hagan algo más allá de “reforzar sus políticas” contra el discurso de odio.