Una pareja de consumidores ordenó una pizza en un Little Caesars de Ohio en Estados Unidos y la sorpresa que se llevaron es que al abrir la caja encontraron una esvástica hecha con pepperonis.

El incidente fue reportado por WJW-TV y narra que Jason Laska había ido por una pizza el pasado sábado por la noche a una sucursal de la marca en Brook Park.

Laska refirió al medio que fue su esposa la primera en darse cuenta del lamentable detalle, cuando esta le preguntó si había ordenado la pizza, hecho que lo dejó sorprendido, al percatarse del hecho.

Tras la sorpresa se comunicaron con el establecimiento, solo que ya estaba cerrado. Al día siguiente, el gerente les aseguró que se había tratado de una broma entre los empleados del lugar y que no era su intención que se vendiera la pizza.

El testimonio de la mujer que descubrió la swastika de pepperoni fue que como familia impulsaban la diversidad en el país, la amaban y qu su único deseo era ver que el odio se detuviera.

Declaraciones de Little Caesars que fueron dadas a conocer en un comunicado de la marca, advierten que la cadena de pizzas despidió al par de empleados involucrados en el incidente, asegurando que ellos tenían “cero tolerancia al racismo y la discriminación en cualquier forma, y estos empleados de la tienda de franquicia fueron despedidos de inmediato (…) Estamos profundamente decepcionados de que esto haya sucedido, ya que esta conducta está completamente en contra de nuestros valores”.