Una ola de calor ha arrasado la mayor parte del Ártico durante semanas, pero rompió récords el sábado cuando la temperatura alcanzó los 38 grados en una ciudad de Siberia, una de las regiones más al norte de Rusia.

Es probable que sea la temperatura más alta jamás registrada al norte del Círculo Polar Ártico, escribió el meteorólogo de CBS Jeff Berardelli en Twitter, aunque el registro aún está pendiente de verificación.

Los datos del calor récord rápidamente se hicieron virales online, compartidos por meteorólogos de todo el mundo e incluso la activista sueca por el cambio climático Greta Thunberg. Si bien 2019 fue el más caluroso registrado en Rusia, este año ya parece estar listo para superar eso. El mes pasado, Siberia informó temperaturas de muchos grados por encima de lo normal para esta época del año.

Verkhoyansk, que alberga a poco más de 1.000 personas, también tiene el récord de los mayores rangos de temperatura en la Tierra. Si bien allí el clima se enfrió a alrededor de 26 grados el sábado por la noche, las temperaturas regularmente caen muy por debajo de cero, con el más bajo registrado a -60 grados.

El calor histórico de este fin de semana es simplemente el último horror en el Ártico a medida que la región continúa siendo atormentada por los impactos del cambio climático. El mes pasado, la extensión del hielo marino alcanzó el nivel más bajo jamás registrado en mayo.