La paciencia de Facebook, que se había negado a marcar o avisar de mensajes falsos del presidente Donald Trump, se ha colmado. La red social ha informado este jueves que ha eliminado anuncios de la campaña de Trump por utilizar un símbolo nazi para designar a los presos políticos y a los rivales ideológicos.

En sus ataques on line contra los denominados “antifa y bandas de la ultra izquierda”, la campaña para la reelección del presidente se sirvió de la imagen de un triángulo invertido de color rojo. Este símbolo lo empezaron a usar los nazis en los años treinta del pasado siglo para designar a los identificados como comunistas y que aplicó también a socialdemócratas, liberales, masones y otros grupos de partidos de la oposición.

Ese triángulo rojo aparece en comentarios esponsorizados por Trump y el vicepresidente Mike Pence, así como en la página de campaña del “equipo Trump”. En ocasiones se despliega con las advertencias de “peligro, turbas de la extrema izquierda”. Entonces se solicita a los usuarios que firmen una petición contra los antifa, contra quienes la Casa Blanca ha buscado calificar de grupo terrorista a pesar de que las pruebas indican una implicación trivial en las actuales manifestaciones.

“Sacamos estos post y anuncios porque violan nuestra política contra el odio organizado”, ha señalado Facebook. “Nuestra política prohíbe utilizar símbolos de odio prohibidos para identificar a prisioneros políticos sin ningún tipo de contexto que condene esos símbolos”,ha añadido la compañía en un comunicado.

Un portavoz de la campaña de Trump, Tim Murtaugh, ha replicado al The Washington Post que “el triángulo rojo es un símbolo contra los antifa”. Grupos de judíos lamentaron que la campaña del presidente se sirviera de divisas “de los campos de concentración”.

A diferencia de Facebook, Twitter ha sido mucho más agresivo a la hora de marcar los contenidos generados por Trump, incorporando una verificación de hecho y marcando aquellos mensaje que glorifican la violencia.