Este miércoles, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, declaró, durante una entrevista con el canal Fox News, que la ciudad de “Tijuana, México, es uno de los lugares más infectados del mundo” y, por ello, destacó la relevancia que tiene el muro fronterizo para su país.

Muy pocas personas están cruzando nuestra frontera”, comentó el mandatario estadounidense en relación a la conexión que tienen Tijuana y la ciudad de San Diego, California, un estado que, desde su perspectiva, “está muy feliz de tenerlo”.

Sin embargo, según los datos que el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud en México, Hugo López-Gatell, presentó en la conferencia vespertina de este miércoles 17 de junio, la tendencia de contagios en ese punto es descendente.

En Tijuana tenemos una noticia positiva, pues llegó al punto máximo en la fecha que se había contemplado y posteriormente ha tenido un descenso continuo en el número de casos nuevos registrados”, explicó el funcionario.

Por su parte, Alonso Pérez Rico, secretario de Salud en Baja California, dio a conocer que en este municipio se han registrado 2,481 casos acumulados, además de que sólo se han confirmado cinco contagios en las últimas 24 horas“Tijuana está en franco descenso”, comentó. No obstante, es relevante señalar que en esa ciudad se han contabilizado 744 defunciones y 251 casos sospechosos hasta el momento.

Estas declaraciones del presidente de Estados Unidos podrían tener una relación con la noticia sobre que la Casa Blanca está explorando la posibilidad de que los viajes desde México serían la fuente de la nueva ola de infecciones en su país.

De acuerdo con un par de funcionarios que hablaron con la agencia de noticias AP bajo condición de anonimato, pues no estaban autorizados para hablar públicamente de conversaciones internas, esta posibilidad fue discutida en cierta medida durante una reunión del grupo de trabajo sobre coronavirus del gobierno en la Sala de Crisis de la Casa Blanca.

En dicha junta se planteó que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) enviaron equipos de estudio a zonas que están registrando aumentos recientes de COVID-19 para tratar de rastrear los brotes y contenerlos. Algunas de las áreas visitadas fueron los estados deArizona, California, Texas y Carolina del Norte, sobre todo en las comunidades hispanas.

Como resultado, el grupo de trabajo revisó si esos repuntes podrían estar vinculados con viajes legales entre ambos países; sin embargo, en este sentido también es importante resaltar que desde hace tiempo el presidente Trump ha señalado a México como una fuente de crimen y enfermedades en Estados Unidos.

Por otra parte, este martes 16 de junio, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), dio a conocer que los gobiernos de ambos países acordaron extender durante 30 días más las restricciones al tránsito terrestre no esencial en su frontera común, debido a la emergencia derivada de la pandemia del nuevo coronavirus.

Estas medidas fueron impuestas a mediados de marzo por las autoridades de ambos países y renovadas en mayo, cuando iba expirar el primer plazo fijado para el cierre de los 3,000 kilómetros de frontera mexicano-estadounidense.

“Las restricciones se mantendrán en los mismos términos en que se han desarrollado desde su implementación el 21 de marzo. Ambos países continuarán buscando coordinar las condiciones sanitarias en la región fronteriza. Las medidas estarán vigentes hasta el 21 de julio de 2020”, dijo la cancillería mexicana a través de un comunicado.