La indignación por el asesinato del joven Giovanni por policías del municipio de Ixtlahuacán en Jalisco comienza a escalar; esta tarde un nutrido grupo de jóvenes encapuchados provocaron disturbios en el Palacio de Gobierno de Guadalajara.

Lo que empezó con una protesta pacífica en el Parque Rojo, terminó con una puerta derribada, pintas, destrozos y fuego en el edificio de Gobierno, además los inconformes incendiaron dos patrullas que se encontraban cerca de este inmueble.

Al interior del Palacio, se resguardaron elementos policiacos que no repelieron las agresiones.

Posteriormente llegó un grupo de policías antimotines quienes replegaron con uso de violencia a los protestantes; utilizaron palos, piedras y sillas para atacar y defenderse.

La protesta es por la muerte de un joven en Ixtlahuacán de los Membrillos, hace un mes, a manos de policías municipales que lo arrestaron de manera arbitraria; su familia asegura que fue por no traer cubrebocas.