Investigadores del Centro de Investigación en Sanidad Animal (CReSA, en sus siglas en catalán) han detectado el primer gato infectado por coronavirus de España, el sexto en todo el mundo.

El gato, de nombre “Negrito” y que ya ha fallecido, vivía con una familia con diversas personas afectadas por COVID-19 en Cataluña y padecía una enfermedad cardíaca.

El investigador del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias del CReSA, Joaquím Segalés, ha afirmado que “la cadena de transmisión de los virus se produce de las personas hacia los gatos, y éstos son las víctimas colaterales de la enfermedad en los humanos“.

Las personas los seres humanos pueden transmitir el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 a los perros, gatos y hurones, si bien todavía no está confirmado que la transmisión se produzca a la inversa, según señalaba hace un mes el Ministerio de Sanidad en un nuevo documento científico-técnico sobre el virus.

Se llegó a esta conclusión  tras detectarse dos casos de perros con síntomas respiratorios y digestivos en Hong-Kong (China) y de un gato en Bélgica que vivían con una persona infectada con el nuevo coronavirus.

Además, tal y como explica Sanidad en el informe, en estudios experimentales, se ha observado infección en gatos y hurones, con replicación activa del virus en vías respiratorias. Una situación que también se ha observado, aunque con “mucha menor intensidad” en los perros.

“Estos datos indican que podría haber transmisión de humanos infectados a perros, gatos y hurones de forma ocasional, y se desconoce si la transmisión podría ocurrir de estos animales a los humanos”, concluía Sanidad.