El 27 por ciento de los recursos captados en el primer trimestre del 2020 por el municipio de Guadalupe fueron destinados a seguridad, mientras que el 21 por ciento se dirigieron a servicios públicos, así lo dio a conocer la Alcaldesa Cristina Díaz.

Durante una Sesión de Cabildo, realizada en el Parque Tolteca, se aprobó enviar al Congreso del Estado el informe financiero trimestral de la administración municipal, comprendido del 1 de enero al 31 de marzo del 2020, en el cual se informó que se lograron recaudar más de 673 millones de pesos, principalmente por concepto del impuesto predial.

La edil reiteró que el rubro de seguridad se reforzó con la incorporación de 21 patrullas nuevas y la adquisición de equipo antimotines, previendo que se puedan presentar disturbios o brotes de violencia generados por la contingencia del COVID-19.

Subrayó que gracias al cumplimiento de los ciudadanos con el pago del predial su administración presta los servicios públicos a los ciudadanos con normalidad como la recolección de basura, el alumbrado público, bacheo, entre otros.

Díaz Salazar comentó que en los primeros tres meses del 2020, más de 110 mil contribuyentes cumplieron con su pago del predial, lo cual representa un 49 por ciento de eficiencia.

Pero, debido a la contingencia por el COVID-19 que se vive en el país, los ingresos propios del municipio se vieron reducidos al final del mes de marzo.

“Estos ingresos que nosotros teníamos del predial y aprovechamientos y de derechos pues se vienen abajo, es decir, hoy está la mayor parte de las familias en confinamiento, y sin duda  pues sus economías son afectadas dado que la mayor parte de los ingresos que reciben las familias, ya sea el jefe o jefa de familia, que en su mayoría son trabajadores, se han visto disminuidos porque las empresas les han dado el 50 por ciento, otros solamente el 30 por ciento de sus salarios”, expresó.

Además dentro de las acciones para mejorar las finanzas municipales y previendo una disminución de ingresos, se reestructuraron los contratos con los bancos para disminuir las tasas de interés en la deuda del gasto corriente.

También se logró la reducción de un 9 por ciento en la deuda sin que en su administración se haya solicitado más endeudamiento.