El 8 de septiembre del año pasado, el Gobierno de México propuso una reforma a la Ley del Impuesto al Valor Agregado (LIVA) bajo el argumento de que existe un bajo cumplimiento fiscal en relación al IVA en el país, y que los servicios digitales que no residen en territorio nacional forman parte de estas bajas recaudaciones, pues no enteran ese impuesto como sí lo hacen los proveedores mexicanos.

Después, el 9 de diciembre esa reforma fue publicada en el Diario Oficial de la Federación y ahora la LIVA cuenta con un capítulo nuevo llamado “De la prestación de servicios digitales por residentes en el extranjero sin establecimiento en México”, en donde quedó asentado que a partir del 1° de junio de 2020 se gravarían con el 16% esos servicios que ofrecen.

Este día Netflix informó a sus usuarios que por esta decisión del Gobierno de México se veía en la necesidad de aumentar los precios en nuestro país.

Y ahora es PlayStation la que está comunicando lo respectivo a sus usuarios mexicanos.

A través de correo electrónico, la empresa informa que el “banco o Sony PlayStation comenzará a colectar impuestos de venta en los productos digitales y servicios, incluyendo productos de renovaciones automáticos” a partir del 1° de junio.

La compañía también aclaró que los cobros de este impuesto están determinados por las regulaciones locales y no por PlayStation Network.

En otras palabras, si eres usuario de los servicios digitales de PlayStation, como PlayStation Plus o PlayStation Store, cada pago que hagas se verá gravado con un 16% adicional a partir del 1° de junio.

Para dimensionar, en este momento la suscripción de un mes de PlayStation Plus cuesta 6.99 dólares (todos los precios en PlayStation se rigen en dólares), lo que se traduce al tipo de cambio actual en 168.07 pesos mexicanos. Con el nuevo gravamen del 16%, se terminarán pagando 194.96 MXN.