El estado de Nueva York, epicentro de la pandemia de coronavirus en Estados Unidos, tendrá un gigantesco “ejército de rastreadores” que trabajarán como detectives para rastrear a residentes infectados, y que será coordinado por el ex alcalde Michael Bloomberg, informó este miércoles el gobernador Andrew Cuomo.

“Tenemos que crear un ejército de rastreadores” a gran escala, dijo el funcionario demócrata en conferencia de prensa.

“El rastreo es algo muy, muy importante. Una vez que rastreas y encuentras más (casos) positivos, se pueden aislar. Están bajo cuarentena. No pueden salir y no pueden infectar a nadie más. Esta operación nunca se hizo antes. Es intimidante”, señaló.

Actualmente hay unos 500 “rastreadores” del virus en el estado de Nueva York que ya están trabajando, pero la cifra debe crecer hasta los miles rápidamente en las próximas semanas, aseguró Cuomo.

El multimillonario y ex candidato presidencial por el Partido Demócrata, Michael Bloomberg, “se ha presentado como voluntario para ayudarnos a desarrollar el primer programa de tests, rastreo y aislamiento”, en colaboración con la Universidad Johns Hopkins y la organización especializada en salud pública Vital Strategies, indicó el gobernador neoyorquino.

“Trabajaremos también con las universidades del estado de Nueva York (SUNY) y la ciudad de Nueva York (CUNY) para reclutar rastreadores entre los 35.000 estudiantes de medicina en sus filas”, agregó.

“Esta es una tarea monumental que nunca se ha hecho”, destacó Cuomo. Asimismo, dijo que funcionará mejor si es realizada en coordinación con los estados vecinos de Connecticut y Nueva Jersey. Por ese motivo, ya están en contacto con sus gobernadores para trabajar sobre este tema.

“Bloomberg coordinará todo el esfuerzo”, explicó. Además, el ex alcalde de Nueva York diseñará el programa y la formación, y también hará una contribución financiera de más de 10 millones de dólares.

El estado de Nueva York, el más afectado por la pandemia en Estados Unidos, tiene más de 257.000 casos confirmados de coronavirus, con al menos 15.302 muertes debido al virus, la mayoría en la Gran Manzana.

Cuomo se reunió el martes en la Casa Blanca con el presidente Donald Trump para buscar su apoyo a fin de poder duplicar el número de tests que se realizan a diario en el estado de 20.000 a 40.000. Según reconoció, el encuentro con el jefe de Estado fue “muy productivo”.

El gobernador aseguró que Nueva York tiene 1.300 millones de dólares del gobierno federal disponibles para pagar el rastreo.

Por su parte, Bloomberg declaró que el aumento de las pruebas y el rastreo “nos ayudará a acorralar al virus”.

Nueva York reportó este miércoles otras 474 muertes por coronavirus, con las que el total de fallecidos superó las 15 mil víctimas fatales desde el inicio del brote en el estado, el más afectado en EEUU.

Cuomo indicó que la tendencia de fallecimientos “parece estar en un leve descenso”. Es el tercer día seguido por debajo de las 500 muertes, y un descenso de siete víctimas con respecto al balance de la víspera. Además, se reportó un ligero descenso en el total de hospitalizaciones, en torno a los 15 mil pacientes, muy por debajo del límite del sistema sanitario local.

De las 474 muertes, 446 ocurrieron en hospitales y 28 en centros para ancianos, con las que el total llegó a 15.302.

“No es el mejor momento para internar a familiares en geriátricos. Una vez que el virus entra, es voraz”, advirtió Cuomo.